producción de carbón

Las importaciones de carbón de China se dispararon un 76% en septiembre, mientras las centrales eléctricas se afanaban por conseguir combustible para paliar una escasez de energía que está llevando los precios del carbón nacional a máximos históricos y perturbando la actividad empresarial en la segunda economía mundial.

Las inundaciones en una de las principales provincias productoras de carbón han empeorado las perspectivas de suministro, y los analistas esperan que la escasez de electricidad y el racionamiento continúen a principios del próximo año.

China, el mayor consumidor de carbón del mundo, se enfrenta a una creciente crisis energética provocada por la escasez y los precios récord del combustible. El gobierno ha tomado una serie de medidas para impulsar la producción de carbón y gestionar la demanda de electricidad en las plantas industriales, mientras que los productores de energía y otros usuarios de carbón han aumentado las importaciones.

El martes, el gobierno dio su paso más audaz en una reforma del sector energético que lleva décadas, al permitir que las centrales eléctricas de carbón repercutan los altos costes de generación a algunos usuarios finales a través de los precios de la electricidad que marca el mercado, lo que aumenta la preocupación por el aumento de las presiones inflacionistas a nivel mundial.

El planificador estatal de China dijo en una sesión informativa el miércoles que garantizará el suministro de carbón y energía nacional para este invierno, al tiempo que garantizará el cumplimiento de los objetivos del país en materia de cambio climático.

La producción diaria de carbón ha alcanzado el nivel más alto desde febrero, con más de 11,2 millones de toneladas, mientras que las existencias medias de carbón en sus centrales eléctricas pueden soportar unos 15 días de uso, según un funcionario de la Administración Nacional de Energía en la misma sesión informativa.

Los datos oficiales del miércoles mostraron que las importaciones de carbón de China aumentaron el mes pasado a su nivel más alto de este año.

Las importaciones ascendieron a 32,88 millones de toneladas en septiembre, un 76% más que un año antes. La cifra mensual fue la quinta más alta registrada, según los cálculos de Reuters.

Más de la mitad de las regiones de China continental gestionadas por State Grid han aplicado cortes de consumo de energía desde el mes pasado.

Los gobiernos locales de las principales zonas productoras de carbón de China, Shanxi y Mongolia Interior, han ordenado a unas 200 minas que aumenten su producción, pero las incesantes lluvias han inundado 60 minas en Shanxi. Cuatro minas con una capacidad de producción anual combinada de 4,8 millones de toneladas permanecen cerradas, dijo el martes un funcionario de Shanxi.

Los futuros de carbón térmico de Zhengzhou, los más activos, alcanzaron el miércoles un récord de 1.640 yuanes (254,44 dólares) por tonelada, tras haberse multiplicado casi por tres en lo que va de año.

El salto se produce un día después de que Pekín anunciara que permitiría a las centrales eléctricas cobrar a los clientes comerciales precios de mercado por la energía, lo que supone una importante ruptura con respecto a la política anterior, que permitía a la industria cerrar acuerdos de precios fijos con los proveedores.

Se espera que las industrias que necesitan energía, como las del acero, el aluminio, el cemento y los productores de productos químicos, se enfrenten a unos costes de energía más elevados y volátiles con la nueva política, lo que inflará sus costes y presionará los márgenes de beneficio.

A pesar de las interrupciones, los datos del miércoles mostraron que el crecimiento general de las exportaciones de China se aceleró inesperadamente en septiembre, ya que la fuerte demanda mundial compensó la escasez de energía y otros problemas.

“Aunque el racionamiento de energía no parece haber descarrilado el sector de las exportaciones hasta ahora, sigue existiendo el riesgo de que lo haga en las próximas semanas”, dijo en una nota Julian Evans-Pritchard, economista principal de China en Capital Economics.

“Y aunque los funcionarios han dejado claro que el foco de atención del racionamiento de energía serán los sectores intensivos en energía, como el metalúrgico y el químico, el golpe a la producción de estas industrias podría filtrarse a través de las cadenas de suministro y perjudicar a los exportadores posteriores.”

Se ha pedido a las fábricas de las provincias orientales de Guangdong y Zhejiang, ambas grandes potencias exportadoras, que escalonen su producción a lo largo de la semana.

La Cámara de Comercio Europea dijo que algunas empresas europeas en el país se enfrentan a retrasos en los pedidos, mientras que otras están descontentas con la forma en que las autoridades chinas les notifican los cortes de energía, a veces hasta altas horas de la noche.

China, el mayor productor de acero del mundo, pidió el miércoles a las acerías de 28 ciudades que redujeran la producción de invierno en al menos un 30% para alcanzar los objetivos de producción y climáticos.

China no es el único país que tiene problemas de suministro eléctrico, lo que ha provocado escasez de combustible y apagones en algunos países. La crisis ha puesto de manifiesto la dificultad de reducir la dependencia de la economía mundial de los combustibles fósiles, en un momento en que los líderes mundiales intentan reavivar los esfuerzos para hacer frente al cambio climático en las conversaciones que se celebrarán el mes que viene en Glasgow.

Aumentan las importaciones de carbón

El gigantesco motor industrial de China, que produce montañas de productos electrónicos, juguetes, ropa y equipos para los mercados mundiales, vio aumentar el consumo total de energía en septiembre y en lo que va de año.

El consumo del mes pasado aumentó un 6,8% con respecto al año anterior, hasta 694.700 millones de kilovatios hora (kwh), con lo que el consumo total de energía en los nueve primeros meses aumentó un 12,9% interanual.

La semana pasada, Reuters informó de que China ha sacado el carbón australiano de los almacenes de depósito, pero no ha levantado la prohibición no oficial de importar este combustible, que dura ya casi un año.

Las exportaciones de otros proveedores clave, como Rusia y Mongolia, se han visto restringidas por la limitada capacidad ferroviaria, mientras que los envíos de Indonesia se han visto obstaculizados por el clima lluvioso.

Se espera que la crisis energética de China se prolongue hasta el invierno, y los analistas y comerciantes prevén una caída del 12% en el consumo de energía industrial en el cuarto trimestre, ya que el suministro de carbón es insuficiente y los gobiernos locales dan prioridad a los usuarios residenciales.

Fuente: Reuters