El temor de los inversionistas con respecto a la desaceleración de la demanda respondía al impacto que tendría la guerra comercial entre y sobre la actividad industrial.

El precio del cotizaba estable el martes, pero se mantenía cerca de mínimos de dos años por el miedo a una desaceleración de la demanda debido al impacto que tendría la guerra comercial entre y sobre la actividad industrial.

En este panorama, el a tres meses en la () subía un 1,22% a 5.701,5 por tonelada. Los precios bajaron el viernes a US$5.624,50, mínimo desde junio de 2017.

Ayer, el presidente de , , predijo el un acuerdo comercial con tras gestos positivos de Pekín, lo que calmó en parte a los mercados mundiales. La disputa comercial había escalado el viernes luego de que ambas partes anunciaron aranceles recíprocos a sus exportaciones.

“No vemos prisa por ir a los botes salvavidas en términos de tendencia bajista, pero hay demasiada incertidumbre sobre cómo la guerra comercial se desarrollará para que las empresas inviertan y contraten”, dijo el analista de BMO Kash Kamal.

“Los datos económicos de las principales economías son débiles y no hubo un progreso significativo en el frente de la guerra comercial en la reunión del G-7 para marcar una diferencia en la confianza en los mercados de metales”, agregó.

La producción industrial en China creció un 4,8% interanual en julio, lo que representa el crecimiento más lento en 17 años. El país representa aproximadamente la mitad de la demanda mundial de metales básicos.

Fuente: Reuters