exportaciones de cobre

(Foto: GEC)

Los precios del cobre volvieron a subir hacia los US$ 10,000 la tonelada el martes, apoyados por perspectivas de una mayor demanda ante el descenso de los inventarios.

A las 10:00 (GMT), el cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME) ganaba un 1.2%, a US$ 9,939.50 por tonelada. El jueves, los precios llegaron a los US$ 10,008, su máximo desde febrero de 2011.

“Es una historia tremendamente positiva para el cobre en este momento y en el largo plazo”, dijo Nitesh Shah, analista de WisdomTree. Agregó que es probable que el metal atraviese nuevamente la marca de los US$ 10,000.

Shah se refirió a la mayor demanda de electrificación y el gasto público planificado en las economías más grandes del mundo. “En los próximos años es probable que veamos un aumento en la demanda de cobre y eso respaldará los precios”, agregó.

Lee también:  Repunte en producción de cobre de Perú alivia escasez del metal

Las existencias de cobre en los almacenes aprobados por la LME cayeron 6,325 toneladas, a un mínimo de cinco semanas de 137,000 toneladas, tras perder un 20% desde mediados de abril.

En los almacenes supervisados por la Bolsa de Futuros de Shanghái, los datos semanales del viernes mostraron que las existencias cayeron un 1.3% en comparación con la semana anterior.

El cobre podría subir a US$ 13,000 la tonelada en los próximos meses, en parte por los bajos inventarios, afirmaron analistas de Bank of America en una nota.

El Grupo Internacional de Estudio del Cobre () dijo que el mercado mundial del cobre debería tener un superávit de 79,000 toneladas este año y de 109,000 toneladas en 2022, a medida que la demanda disminuya y la oferta aumente.

Lee también:  Cobre repunta por apuestas de inversores y se mantiene por encima de los US$ 10,500

Fuente: Reuters