Junta de Acreedores aprobó parte del ‘plan de choque’ presentado por el administrador concursal Carrizales. El futuro de se definirá en otra junta.

La Junta de Acreedores de Doe Run dio su visto bueno hoy a la segregación de la mina Cobriza (Huancavelica) en una empresa separada, denominada Nueva Cobriza, con el fin de facilitar su venta en una subasta pública que se llevará a cabo en noviembre próximo.

Por el contrario, decidió aplazar para una siguiente junta – aún sin fecha – la segregación del de (CMLO) en una nueva empresa que se denominará Nueva .

Ello, debido a la oposición de los trabajadores -metalúrgicos, que abogan por la transferencia directa de los activos.

Lee también:  Antapaccay culmina construcción de nuevo templo en Tintaya Marquiri

“A petición del representante de los créditos laborales, la Junta de Acreedores acordó postergar para una siguiente sesión los acuerdos correspondientes al destino del CMLO”, explicó Carrizales en nota de prensa.

El “plan de choque” presentado por el administrador consiste en dividir la empresa en dos compañías separadas: una con los activos de Cobriza, cuyas acciones serán subastadas a un operador calificado; y otra con los activos del CMLO, cuyas acciones serán transferidas a una sociedad que será entregada a los trabajadores de .

La Junta de Acreedores solamente aprobó la primera parte de dicho plan. No obstante, Carrizales confía en que la segregación de La Oroya también se aprobará.

“Cumplidos diez años del proceso concursal de Doe Run Perú, hoy se ha dado un gran paso en la mejora de la mina Cobriza, y confiamos que la siguiente Junta apruebe la propuesta presentada el 4 de mayo para hacer viable la creación de una nueva empresa con todos los activos de CMLO y la transferencia de sus acciones a todos y cada uno de los acreedores laborales”, refirió.

Lee también:  Dynacor informa sobre los avances de la ampliación de la planta Veta Dorada

LA CRISIS DE DOE RUN

Doe Run detuvo sus operaciones en el CMLO en 2009, debido a problemas financieros que obligaron a sus proveedores de concentrados a cortar sus suministros. Un año después ingreso a Indecopi para ser reestructurada.

En ese lapso (2010-2019) Cobriza mantuvo a flote la compañía con los ingresos de sus ventas de cobre, destinados, mayormente a pagar planillas de los trabajadores cesados del CMLO.

Hace dos meses la mina tuvo que paralizar operaciones debido al colapso de su relavera, por falta de mantenimiento.

Fuente: El Comercio