Codelco

Codelco, la mayor productora de cobre del mundo, tiene algunas palabras tranquilizadoras para los operadores preocupados de que el resurgimiento del covid-19 en Chile interrumpa el suministro del metal.

“Definitivamente no”, dijo el presidente Juan Benavides cuando se le preguntó si un endurecimiento de las restricciones esta semana interrumpiría las operaciones o los envíos de la empresa. En una entrevista el martes, dijo que Codelco logró aumentar la producción del primer trimestre a pesar del aumento de las infecciones en Chile. “En lo que va del año, tenemos un crédito de producción”.

A lo largo de la pandemia, las chilenas que representan más de una cuarta parte de la oferta mundial han sido capaces de mantener altos niveles de producción mediante la introducción de cambios de turno, pruebas y rastreos y el retraso de las actividades no esenciales. Eso ha sido una bendición para las fundiciones chinas, ávidas de material en medio de las interrupciones de la oferta en otros lugares y la recuperación de la demanda.

Sin embargo, en los últimos meses, la producción chilena ha sido ligeramente inferior a los niveles de hace un año, lo que sugiere que como la gigantesca operación Escondida del Grupo BHP pueden estar experimentando la fatiga de las medidas de lucha contra el Covid.

Lee también:  Antamina entrega nuevo equipo envasador de balones de oxígeno para el hospital de Huaraz

Ahora la industria se enfrenta a otra dura prueba. A pesar de haber puesto en marcha uno de los programas de vacunación más rápidos del mundo, Chile ha visto saltar los casos y las hospitalizaciones hasta alcanzar récords, lo que ha llevado a las autoridades a cerrar las fronteras a los ciudadanos y residentes extranjeros y a exigir a todos los conductores de camiones que presenten un test negativo antes de entrar. Aunque el afirma que las nuevas medidas no afectarán a la minería ni al transporte marítimo, los operadores no están convencidos, y el nerviosismo de la oferta ha contribuido a que los futuros alcancen un máximo de dos semanas.

“El programa que iniciamos al principio de esta pandemia, que hemos perfeccionado con el tiempo, nos ha dado excelentes resultados”, dijo Benavides. Si bien puede haber nerviosismo por el cierre de fronteras, “de ninguna manera eso afecta nuestras operaciones o procesos productivos”.

Aunque Chile aún no ha revelado la producción de cobre de marzo, el miércoles el banco central informó de que los ingresos por exportación del metal alcanzaron el mes pasado el nivel más alto en ocho años, lo que respalda el tono optimista de Benavides.

Lee también:  Gold Fields dona equipos de frío a la PNP para conservar el traslado de vacunas

El cobre subió a finales de febrero hasta el nivel más alto en casi una década ante la perspectiva de que las vacunas y los estímulos desencadenen una fuerte recuperación mundial. Desde entonces, los precios han bajado en medio de nuevos bloqueos y de la subida del dólar.

Sin embargo, muchos analistas ven un nuevo repunte a medida que la demanda mundial se recupera y la oferta se debilita. El plan de infraestructuras de la administración Biden, por valor de 2,25 billones de dólares, refuerza las perspectivas.

El repunte del metal también se ve acompañado por un aumento de la demanda de bienes, ya que la pandemia obstaculiza los servicios. Aunque el cobre está bien respaldado en el futuro por el cambio hacia la energía limpia y la , la demanda de bienes puede disminuir a medida que las economías se normalizan y los servicios vuelven a abrirse, dijo Benavides.

Los fundamentos del metal son sólidos, pero eso no significa que haya entrado en un nuevo superciclo, dijo. Es probable que la demanda crezca entre un 2 y un 4% anual durante los próximos cinco años, superando el crecimiento de la oferta, que es de aproximadamente un 2%. Esto se compara con el crecimiento de dos dígitos del consumo de China en la última gran subida de precios.

Lee también:  Roque Benavides: Tres propuestas para volver a ser atractivo las inversiones en minería

“Podría haber un pequeño déficit, pero los mercados siempre se ajustan con las tecnologías y los sustitutos”, dijo. “Además, este precio es un incentivo tal vez para desarrollar nuevos proyectos con costes ligeramente superiores”.

En los últimos años, Codelco se ha embarcado en el programa de inversión más importante de la industria del cobre, después de décadas de infrautilización en sus envejecidos yacimientos. Una nueva mina subterránea en Chuquicamata se está poniendo en marcha según lo previsto, mientras que los proyectos en Andina, El Teniente y Salvador están en marcha a pesar de la pandemia, dijo.

El objetivo de la empresa estatal es mantener la producción anual en torno a 1,7 millones de toneladas.

“Todo eso, por ahora, es más que suficiente, pero estamos evaluando permanentemente cómo convertir los recursos en reservas y pasar a producción”, dijo, mencionando más ampliaciones en las Radomiro Tomic y Andina como potenciales proyectos. “Hoy, no hay nada definido”.

Fuente: Bloomberg