fundición de cobre

(Foto: Reuters)

Una de las mayores amenazas de suministro en el mercado del cobre está siendo neutralizada con un acuerdo salarial para prevenir una huelga en la mina Escondida de BHP Group. Pero una serie de amenazas menores persisten en Chile.

Más del 70% de la fuerza laboral de la mina Andina de Codelco se declaró en huelga el jueves después del colapso de las negociaciones salariales, y los líderes sindicales dijeron que las actividades en la faena se detuvieron. Andina es de menor tamaño que Escondida, pero aun así genera casi el 1% de la producción mundial de cobre.

Una mina más pequeña propiedad de JX Nippon Mining & Metals también está enfrentando conflictos laborales con un sindicato en huelga que representa casi un tercio de la fuerza laboral. Si bien la gerencia de la mina Caserones dice que las operaciones continúan, los líderes sindicales afirman que la dotación de personal está en niveles mínimos a medida que las plantas se someten a mantenimiento.

Lee también:  Luis Argüelles, CEO de Marcobre: Mina Justa genera empleo para más de 2,700 personas

Los paros, producidos debido a que los trabajadores buscan una mayor participación en las ganancias inesperadas del cobre, pueden indicar un camino más difícil para las conversaciones en las minas El Teniente y Salvador de Codelco.

Los altos precios de los metales, gracias a la recuperación de la economía global, están dando a los trabajadores más influencia en las conversaciones en un momento en que las gerencias intentan mantener los costos laborales bajo control en un negocio cíclico que enfrenta insumos más caros y una menor calidad del mineral.

“Esta es la noticia más reciente en una serie de negociaciones laborales en Sudamérica impulsadas por los altos precios del cobre”, dijo Colin Hamilton, director gerente de productos básicos de BMO Capital Markets, en una nota a los clientes.

Lee también:  ICSG: Cobre tendría superávit en su oferta el 2020

Pero hay algo más en el aumento de las tensiones laborales que solo el ciclo de los productos básicos.

Chile, al igual que otras naciones con operaciones mineras extranjeras, busca aumentar los impuestos para ayudar a resolver las desigualdades exacerbadas por la pandemia. Al mismo tiempo, el mayor país productor de cobre del mundo está redactando una nueva Constitución que puede conducir a reglas más estrictas sobre el agua, los minerales y los derechos de las comunidades. Todo eso al tiempo que Chile se prepara para las elecciones presidenciales de noviembre.

Fuente: Bloomberg