Premios PA2021

Eduardo Salhuana, Congresista de la República por Madre de Dios

ProActivoEduardo Salhuana, Congresista de la República por Madre de Dios, observó los desafíos que tiene la región amazónica, principalmente en cómo se desarrolla la minería en el lugar.

Madre de Dios, es una de las regiones del país con una gran riqueza aurífera que no cuenta con cifras oficiales sobre sus reservas estimadas de oro. Tiene diversas áreas de reservas naturales y la manera de explotación ya está ocasionando impactos ambientales cuya reparación será muy costosa.

“Tal vez, el drama de Madre de Dios, es tener una enorme riqueza, de la que el Estado ni siquiera se da el trabajo de cuantificar. No sabemos cuánto oro existe en realidad, lo que sí sabemos, es que lo estamos usando mal y no es para el desarrollo de la región”, afirmó el congresista Eduardo Salhuana en declaraciones recogidas por ProActivo durante la Mesa Redonda: La verdad sobre la región Madre de Dios.

El parlamentario dijo que el Estado en los últimos 9 años implementó políticas incorrectas que demandan cambios y de manera concertada. “Necesitamos delinear una política distinta, que haga realidad que esa riqueza que Dios nos ha entregado, la utilicemos de manera inteligente, convocando a todos los actores. Ninguno debería quedar fuera (mineros, agricultores, gobierno nacional, sector ambiental y sociedad civil)”, manifestó.

Formalización minera

Dijo que el proceso de formalización minera, iniciado en el 2012, con el gobierno del presidente Ollanta Humala, generó un paquete de normas legales, que tiene que ver con la pequeña minería a nivel nacional y son los decretos legislativos, desde la 1100 a la 1108.  “Son normas de prohibición, que crearon, por ejemplo, el delito de minería ilegal, generaron la pérdida de dominio, y que los mineros sean incorporados a lo que significa al delito de lavado de activos. Posteriormente, han sido incorporados al crimen organizado”, reprochó.

En la actualidad, la minería en Madre de Dios aporta a la economía regional con un promedio del 20% al 43%. “En el 2020, en pandemia, la minería fue una de las actividades que sostuvo la economía regional. Y solo se desarrolla en la zona conocida como ‘corredor minero’, que ocupa el 6.7% del territorio regional. Es decir, en Madre de Dios solo se hace minería en un área que no llega al 7%”, detalló.

¿Cuántos mineros formalizados tiene Madre de Dios?

Otra herramienta inadecuada, señaló, es el Registro Integral de Formalización Minera (Reinfo), debido a que, en los últimos años, generó una presencia inusitada de mineros.

Son cerca de 9, 500 mineros inscritos en el Reinfo. Y no todos, en este momento desarrollan actividad minera. Además, la Dirección Regional de Energía y Minas (DREM) no tiene la capacidad operativa logística, ni recursos para establecer un proceso de control y fiscalización del proceso de formalización en curso.

“Es que el enfoque del Estado es de persecución y no ha funcionado. Si uno revisa las cifras, en Madre de Dios no tenemos más de 250 mineros formalizados en estos 10 años de formalización. Es un número ínfimo, si comparamos con los 9,500 que están inscritos en el Reinfo y los 2,300 con títulos mineros. Es decir, que tienen concesiones otorgadas por el Estado”, aseguró el congresista Eduardo Salhuana.

¿Por qué no caminó ese proceso de formalización? El parlamentario explica que el Estado ha invertido mucho más en una serie de mecanismos para la criminalización de dicha actividad, en lugar de buscar el control ordenado y técnico.

“Se calcula, porque no tenemos datos últimos oficiales, que en el periodo del 2012 al 2016, aproximadamente, se utilizaron cerca de 500 millones de soles en todo lo que es interdicción y persecución. Y en los últimos años, las transferencias vinculadas a lo que era la lucha contra la minería ilegal -el plan Mercurio– que sustentaba estas acciones, generó un presupuesto de 60 a 70 millones anuales”, reveló.

Detalló que los dineros fueron destinados para la interdicción, persecución, creación de juzgados especializados en materia ambiental, creación de fiscalías especializadas en materia ambiental, las interdicciones, compra de explosivos y traslado de policías, entre otros. Mientras, de manera paradójica, para el proceso de formalización en general, se destinan montos mínimos. “El año 2020, se transfirieron al gobierno regional de Madre de Dios por parte de la Dirección de Formalización Minera, unos 500 mil soles. Y este año, tengo entendido que se firmó un convenio para transferir 700 mil soles”, indicó.

800 millones versus 40 millones

Acotó que, sin embargo, “en interdicciones y persecuciones; y todo el aparato represivo, se utilizaron unos 800 millones de soles, en estos 9 años de vigencia de las normas del proceso de formalización”.

Mientras que, para el proceso mismo de la formalización minera y la lucha contra la deforestación, programas de recuperación de áreas impactadas y proyectos que supuestamente serían financiados por el MINAM, “no suman ni siquiera la suma de 35 o 40 millones de soles en estos 9 años”.

También observó que jamás se resolvió el tema de superposiciones de derechos y nunca expidió una norma vinculada al tema, por lo que centenares de mineros tienen superposiciones con agricultores titulados.

“Al dar una mirada al proceso minero, nos damos cuenta, por ejemplo, que los temas de deforestación se han incrementado, y hay una corrupción generalizada en la mayoría de los estamentos del Estado, vinculados al control”, denunció.

Finalmente, el congresista Salhuana, reiteró que en la región Madre de Dios, se desarrolla “una minería realmente anárquica y caótica”, donde la DREM no tiene la capacidad logística ni presupuestaria para enfrentar este fenómeno y además el marco legal no ayuda a la formalización.