Violeta Vigo

ProActivo | Cajamarquina, economista, con profunda fe religiosa, y vocación para el trabajo en el desarrollo socio económico. , directora de ALAC | , obtuvo muy joven una Dirección de CARE-, en donde inició su inagotable tarea de generar proyectos en favor de los más necesitados. Aquí la entrevista con ProActivo TV.

¿Cómo te defines y cómo nace tu interés por la economía?

Soy como muchas mujeres que han luchado por hacer su trabajo con gran responsabilidad, haciendo uso de mis conocimientos, de mi experiencia, de mis capacidades y sobre todo, descubriendo habilidades que no las conocía. Esto ayudó en mi crecimiento y progreso personal.

Empecé a trabajar muy joven en instituciones públicas, privadas, en trabajos de desarrollo integral, de planificación, de creación, de fortalecimiento, de organizaciones de base de zonas urbano – marginales, rurales en el afán de contribuir con su desarrollo socioeconómico. Recuerdo mucho mi trabajo de campo en zonas como Florencia Mora, El Porvenir, Esperanza, Alto Moche, el trabajo con micro empresarios, con mujeres emprendedoras. Esto me motivó, me inclinó para estudiar ciencias económicas y sociales, más tarde buscando una especialización en administración de proyectos de desarrollo social.

¿Qué trabajo marcó tu ruta profesional?

Bueno, en mi trayectoria tuve bajo mi responsabilidad proyectos de desarrollo social, en educación, en salud, en desarrollo económico, agua y saneamiento. Donde yo puedo enfatizar lo que significa el trabajo comunitario y, sobre todo responder a las demandas de la comunidad.

Del mismo modo también tuve a mi cargo la dirección de CARE- en Piura, en La Libertad y en , en donde pude cualificar, sobre todo, lo que significa las diferencias de un entorno o en otro, aquilatar lo positivo, lo negativo de uno u otro proyecto, y así llevar las recomendaciones sobre lo aprendido.

Lee también:  Minería incentiva las cadenas productivas

De igual forma, yo creo que eso me ayudó a tomar decisiones acertadas que implica ver las experiencias del otro lado.

El 2001 , en ese momento la empresa productora de oro más grande de Latinoamérica, me invita a ser parte de su equipo, todo un reto, todo un desafío, entender el desarrollo sostenible desde otra óptica. El manejar las relaciones con los grupos de interés alrededor de un conflicto.

Recuerdo mucho el derrame de mercurio en Choropampa; mi rol, mi liderazgo en la compañía, en el área de Responsabilidad Social me ayudó a contribuir a generar esas condiciones para crear y poner en marcha la Asociación Los Andes de que actualmente dirijo.

¿Cuál es tu pasión?

Es hacer que las cosas sucedan, que las cosas trasciendan, que tengan continuidad. Por eso creo que el trabajo con niños, con jóvenes va a ayudar a ir más allá de lo que podemos hacer ahora.

¿Qué proyecto te ha dado mayor satisfacción?

Bueno, hay un sin números de proyectos, en verdad, pero yo voy a hacer referencia a 3 proyectos que creo que valen la pena decirlo. El trabajo con jóvenes emprendedores, el trabajo con jóvenes de 3er, 4to y 5to de secundaria, donde podemos trabajar algunas actividades relacionadas a que los jóvenes piensen en su futuro, piensen en cómo emprender una empresa y también cómo decidir para empezar una carrera.

Otro proyecto interesante también es el proyecto con mujeres. Cómo mujeres rurales, con poca educación, puedan manejar términos sobre economía básica y realmente puedan considerar al ahorro y al crédito como una oportunidad para mejorar sus ingresos, eso es un proyecto de las UNICAS.

Lee también:  Luis Rivera: brechas de competencias en los estudiantes de ingeniería de minas se mantiene

Un tercero, es la administración del Programa minero de Solidaridad, aporte de , que nos dio la oportunidad de llegar a toda la población cajamarquina con obras de envergadura, como, por ejemplo, el Hospital Regional. El nuevo equipamiento urbano para en el Gran Qhapac Ñan y otros proyectos que realmente tienen mucho significado y llegan a la población de como es Agua para , más número de horas de agua en los hogares de las familias cajamarquinas.

¿Cuáles son los mayores desafíos para elegir los proyectos?

En principio, considero que la definición del territorio, el responder a las necesidades de la comunidad, que los proyectos lleguen a una familia, a una comunidad más no solamente a una persona, involucrando también a los grupos vulnerables como, por ejemplo, a los niños, los jóvenes, las mujeres, y así le damos un sentido de inclusión a las propuestas de trabajo que nosotros llevamos.

¿Cómo ha sido tu vida en casa el colegio y la universidad?

Somos una familia numerosa, una familia muy unida. Todos tenemos como referente a mi madre  porque se quedó viuda muy joven y sacó adelante a sus ocho hijos. En el colegio considero que mis compañeras fueron muy generosas conmigo, dándome algunas responsabilidades y representando al aula y al colegio.

Recuerdo  mucho el haber sido abanderada en los años, cuarto y quinto de secundaria. Eso marcó en mi vida. Y en la universidad, mucha diversidad. Tenía compañeros que trabajaban, igual que yo, trabajaba y estudiaba. Pero algo que marcó mi vida en la universidad, fue el haber conocido el  movimiento Comunión y Liberación. Un movimiento que convocó a jóvenes universitarios para acrecentar nuestra fe, creer en alguien, generar confianza y sobre todo darle valor a la compañía y darle valor al ser humano

Lee también:  Las Bambas: Intermediación del Gobierno en Velille permite alcanzar acuerdos y garantizar el orden social

Creo que siendo la responsable de la comunidad de jóvenes universitarios, ayudó bastante en el crecimiento de mi persona.

¿Te consideras un agente de cambio?

 Me considero un agente de cambio  por mi experiencia y sobre todo por mi modo de vida. Trato de vivir esos valores. Hacer coincidir  mis valores personales con los valores institucionales; y he tenido referencias y satisfacciones cuando otras personas me dicen “eres un referente para mí”. Algo que quiero mencionar, es que también en el año 2018 fui nominada como las 100 mujeres en , a nivel global, que inspiran y trascienden y otros me pueden seguir. Creo que es un tema muy importante para mí, motivador y el resto es acercarme más a los jóvenes. Creo que allí está mi tarea.

¿Cómo te ves en el futuro?

En el futuro me veo trasladando todo ese aprendizaje y experiencia para fortalecer instituciones del corte de ALAC, de una Fundación, ya sea siendo miembro de un Consejo Directivo que  ayude de esa forma a trasladar mi conocimiento y experiencia. De igual forma a fortalecer algunas iniciativas personales. Como, por ejemplo, buscar esa armonía entre las plantas y los animales y resaltar lo que significa la naturaleza.

Y algo muy importante es cómo busco ese equilibrio entre la dedicación al trabajo y a mi familia