PETROPERÚ

  • Situación se generó, acorde con el informe de auditoría del órgano de control, por una obra que en vez de ser considerada como parte de las inversiones comprometidas, se incluyó como una inversión adicional.

Un informe de auditoría (Auditoría de Cumplimiento N° 021-2023-2-0084-AC) de la Contraloría General de la República reveló que una decisión de Petroperú en el año 2016 llevó a que se genere un perjuicio económico a la misma empresa estatal. Se alerta que personal de la petrolera del Estado prestó conformidad para incluir como inversión adicional a la obra “Cimentación profunda para ampliación de tancaje – terminal Callao” “pese a ser un trabajo que corresponde a la inversión comprometida: ‘Incremento de capacidad de almacenamiento de líquidos en 360,000 barriles’”.

Ver también:  Petroperú refuerza su ciberresiliencia con soluciones de ciberseguridad de Honeywell

Dicha situación, señala el informe de Contraloría, permitió que Terminales del Perú (TdP) -operador del terminal- se beneficie irregularmente con el reconocimiento del capital invertido en la inversión adicional, “ocasionando un perjuicio económico para Petroperú ascendente a la suma de US$ 3.7 millones (incluido IGV)”.

Esto es importante porque las diferencias son claras en el contrato de operación. Cuando se habla de la inversión comprometida, el operador se obliga frente al contratante, a ejecutar como compromiso de inversión, el programa de trabajo señalado en el contrato. Petroperú debía aprobar la sustitución de trabajos solicitados por el operador, siempre que dicha sustitución obedezca los parámetros establecidos en el contrato de operación.

Ver también:  Petroperú cede el 61% de su participación en el Lote 192 a la empresa Altamesa Energy

Del otro lado, las inversiones adicionales deben estar directamente relacionadas con la modernización, ampliación, adecuación a la normatividad vigente u otros requerimientos operativos o comerciales de los terminales. Siendo Petroperú el responsable de las inclusiones de nuevas inversiones adicionales.

Esto quiere decir, que si se hubiera considerado la inversión mencionada como parte de la inversión comprometida, TdP hubiera asumido el costo de dicha inversión. Contrariamente, al considerarse una inversión adicional -cuando, según Contraloría, no lo era-, recayó sobre Petroperú, causando así el perjuicio.

Fuente: Gestión