Huaycos causan graves daños en Cusco

El pasado martes, 16 de febrero a las 05:00 horas, dos huaicos afectaron sectores de los distritos de y ; en la provincia de , departamento de ; ambas zonas son consideradas de Alta a Muy Alta Susceptibilidad a los Movimientos en Masa por la presencia de flujos (huaicos, aluviones), avalanchas, deslizamientos, derrumbes, erosión de riveras, desbordes e inundaciones. A su vez están considerados como zonas críticas a peligros geológicos. Información plasmada en los mapas de susceptibilidad a movimientos en masa e inundaciones de la región , productos del Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico ().

El flujo de detritos (huaico), originado a causa de las constantes e intensas precipitaciones pluviales, se originó en la quebrada Chaupimayo, causando daños a la vida y la salud de las personas y perjudicando el servicio de energía eléctrica, viviendas, institución educativa, áreas de cultivo y carreteras, en las localidades de Chaupimayo y Quillabamba, en el distrito .

Lee también:  Anglo American: empresa de la comunidad de Tumilaca, Pocata, Coscore y Tala completa entrega de camionetas para Quellaveco

Las lluvias intensas ocasionaron el incremento del caudal y posterior desborde del río San Lorenzo, afectando viviendas en el sector Concepción; mientras que un huaico perjudicó las vías de comunicación en los sectores de Patachayoc, Puente , Miraflores, Cocabambilla y Pan de Azúcar en el distrito de .

El informe técnico “Zonas críticas por peligros geológicos en la región ” (2015) del (https://repositorio.ingemmet.gob.pe/handle/20.500.12544/2026) señalaba la posibilidad de ocurrencia de flujos de detritos (huaicos) en la quebrada Chaupimayo y el río Chuyapi en el distrito de .

En el mismo informe, indica que en el distrito de un tramo carretero, de 10 km, que une Santa Ana con , podría verse afectado por problemas de derrumbes en la ladera y derrumbes en talud superior de carretera. Además, señala que torrenteras y quebradas, por donde discurren huaicos, pueden cortar la vía.

Lee también:  Madre de Dios sufre inundaciones por fuertes lluvias

Estas zonas, junto a otras identificadas por el , hacen un total de 75 zonas críticas en la región de , las cuales se encuentran en riesgo ante peligros geológicos, que tienen como detonantes las lluvias intensas, como las registradas en las últimas horas en , o movimientos sísmicos. Información consignada en el Boletín N° 74: “Peligro geológico en la región ” (https://repositorio.ingemmet.gob.pe/handle/20.500.12544/2564). 

Las localidades de Chaupimayo, Quillabamba y Echarate, también se encuentran identificadas dentro del mapa de susceptibilidad a movimientos en masa e inundación de la región de Cusco (http://bit.ly/3birfAD), herramienta importante para la gestión del riesgo de desastres.

Estos sectores, en el mapa de susceptibilidad a movimientos en masa, se encuentran en zonas de alto a muy alto peligro a la ocurrencia a estos peligros geológicos, como flujos de detritos (huaicos), deslizamientos, derrumbes, entre otros; mientras que en el mapa de susceptibilidad a inundaciones ambos sectores se encuentran en zonas de media a alta susceptibilidad.

Lee también:  Cusco logró formalizar 738 mineros informales

En las próximas horas, una brigada del Ingemmet, partirá a la zona para realizar una evaluación geológica-geodinámica del evento. Se utilizarán drones para la evaluación, finalizados los trabajos se emitirá un informe técnico que será enviado a las autoridades competentes.

Cabe precisar que el Ingemmet emite alertas de las zonas críticas que podrían ser afectadas por lluvias intensas, en base a los reportes meteorológicos del Senamhi, los cuales se informan a los sectores y autoridades pertinentes.   

Las alertas emitidas por el Ingemmet y las zonas críticas a detalle, de los departamentos del Perú, pueden ser obtenidas mediante la plataforma “Perú en Alerta” en el siguiente enlace http://bit.ly/PeruEnAlerta y deben ser considerados por las autoridades y responsables, en el marco de la Gestión de Riesgo de Desastres, con la finalidad de evitar pérdidas materiales y humanas.