Dario-Zegarra

ProActivo | Somos parte de un todo. Ante los impactos del COVID-19, acelera el desarrollo de una minería con propósito territorial, que promueve la solidaridad e institucionalidad y cuyo objetivo final es el respeto y cumplimiento de los derechos humanos de la población, afirmó , Vicepresidente de Asuntos Corporativos de dicha empresa que opera en la región Ancash. A la fecha, ha construido un portafolio de más de 1,000 millones de soles, en 63 proyectos de infraestructura y que incluyen riego, a través de .

Zegarra manifestó que en se han planteado “ir cerrando brechas de infraestructura social y productiva” y resaltó la importancia de que todos los involucrados en un territorio busquen el fortalecimiento de todos, sin procurar el reemplazo de otros, construyendo una vía de aprendizaje colectivo, “donde somos parte de un todo”.

“Hemos aprendido en el camino los principios rectores, las guías para la gestión de los derechos humanos a nivel mundial”, explicó.

Somos extensión del Estado en territorios

refirió que las mineras en particular, se desarrollan en territorios en donde al Estado le cuesta estar presente, y ahí este sector tiene presencia con planes de desarrollo de largo plazo.

“En estos territorios representamos una especie de extensión del Estado, somos esa ayuda para construir el acceso a los derechos humanos de la gente del entorno. El agua es un derecho humano universal, por ejemplo, pero si es que no se construye un sistema de agua potable, no se ejerce ese derecho”, dijo.

En tal sentido, añadió que allí las empresas privadas y en particular las mineras, por estar ubicadas en territorios lejanos, “son un brazo para construir el acceso a tales derechos. Entonces, construimos sinergias, en este caso, con la agricultura”, remarcó en un evento especializado organizado por , al tratar el tema: Agricultura y Minería: Experiencia .

Cerrando brechas social y productiva bajo la institucionalidad

Apuntó que Antamina y otras empresas del sector se han planteado ir cerrando brechas de infraestructura social y productiva mediante diversos mecanismos, tales como diversificar la economía local y aumentar la capacidad productiva del territorio, con predominio de la agricultura, y bajo la mejora de la gestión pública a nivel local.

“Si queremos una agricultura sostenible, necesitamos fortalecer la capacidad institucional en los gobiernos locales, en las direcciones regionales de agricultura y en las agencias agrarias”, argumentó.

Precisó que la institucionalidad se tiene que fortalecer con la construcción de capacidades con seminarios, diplomados, cursos cortos, formación en aula, “pero lo más importante es ir caminando juntos y aprender haciendo”.

“Allí hay una colaboración público privada, de la cooperación internacional, de algunas ONG. Un desarrollo agrícola sostenible tiene que estar basado en una educación y una salud robusta”, subrayó.

Consideró que las redes de institucionalidad pueden enfocarse con una mirada público privada, y que en Antamina inicialmente solo había relaciones bilaterales entre los actores del territorio y la empresa.

“Pero desde el 2013 – 2014 hemos venido impulsado la construcción de una red de institucionalidad con un objetivo común de desarrollo, en donde nos vamos vinculando, construyendo todo tipo de relaciones de capital social en aras de esa institucionalidad”, acotó.

El compromiso con la agenda del otro

Comentó que la pobreza es una desesperanza y romper eso, es parte del desafío para construir objetivos comunes, proyectos comunes y generando reaprendizaje dentro de un territorio la cual debe darse con una mirada multiactor público-privada.

“Lo más poderoso del aprendizaje es reestructurar esa manera colectiva de hacer cosas cuando nos comprometemos con la agenda del otro. Cuando busco como privado, que la agenda pública también sea mi agenda. O que la del desarrollo agrario, sienta sobre el desarrollo ganadero lo mismo”, puntualizó.

Al respecto, refirió que las agendas tienen que converger, no ir separadas, aisladas, o atomizadas, “y así se van construyendo estos proyectos o programas que van alcanzando hitos y aprendizajes”.

Reiteró que entonces se podrá construir solidaridad, cuando la agenda del otro es la propia. “Eso posibilita sociedades sólidas bajo una agenda común, con énfasis en salud, educación y desarrollo económico, que son aspectos importantes para las empresas mineras”, mencionó.

Estimó que esa solidaridad no puede ser un esfuerzo aislado, que solo surja cada vez que hay un conflicto, un proceso electoral o una crisis, “sino que tiene ser un esfuerzo permanente”.

Antamina con portafolio por más de mil millones de soles en infraestructura

Con relación a las obras de infraestructura, informó que Antamina a través del mecanismo público privado “”, ha logrado construir un portafolio de más de 1,000 millones de soles, con 54 proyectos, y que recientemente ha firmado convenios adicionales con el Ministerio de Agricultura para impulsar 9 proyectos más de riego. Con lo que suma 63 proyectos.

“En el tema de riego, son 18 proyectos con 180 km de canales o tuberías para coberturar 4,300 hectáreas y en beneficio de 3,800 familias”, citó.

También destacó el alza paulatina del Índice de Desarrollo Humano entre las poblaciones del entorno de Antamina, cuya métrica de evaluación ha sido reconocida por la propia Naciones Unidas, “pero que todavía le falta crecer lo suficiente”.