Roberto Maldonado

Por: Ing. , primer vicepresidente del Instituto de Ingenieros de Minas del  

Informaciones sobre el alto crecimiento de la economía china en el 2021 contribuirán a generar expectativas favorables entre los peruanos sobre la evolución de la economía el próximo año, toda vez que China no sólo es nuestro principal socio comercial, sino también es el mayor comprador de productos de la industria minera del .

A pesar de haber sido el epicentro de la pandemia del , China será la única de las grandes economías del mundo que crecerá (2.1%) en el 2020, debido, en parte, a su estrategia para controlar la crisis sanitaria y a reorientar su crecimiento hacia su amplio mercado interno, dada la recesión generada en los principales grandes mercados a los cuales abastecía productos.

Lee también:  Ejecutivo amplía suspensión hasta el 20 de enero ingreso de vuelos procedentes de Europa

Así, la proyectada expansión de la economía china de 7.1% en el 2021 implicará un impulso en las cotizaciones de los minerales, en particular en el caso del , que el miércoles 25 de noviembre se acercó a su nivel máximo en siete años, ante las esperanzas de contar vacunas contra el y la expectativa de una mayor demanda de China.

Hay que recordar que China fue el principal comprador de y zinc del entre enero y agosto del 2020. En el caso del compró el 61.6% del valor total exportado y en el zinc el 24.1%. Un mercado chino más dinámico también implicará una mayor demanda de productos agroindustriales y pesqueros, en donde el es bastante competitivo.

En ese contexto, es importante recordar que para aprovechar mejor un ciclo alcista de precios es relevante tener el mayor volumen de mineral disponible y ello sólo vendrá con más producción en el corto plazo y con un aumento de las exploraciones mineras en el mediano y largo plazo.

Lee también:  Celebran diálogo con representantes de Piura sobre temas mineros en Tambogrande

Al respecto vale destacar la iniciativa del de buscar la agilización de trámites en la exploración, a través del intercambio del proceso de consulta previa por un acuerdo previo que se negociaría con las comunidades al evaluar los terrenos donde se desarrolla la exploración. La idea es aplicar las normas vigentes (convenio 169 de la OIT) sin derivar en un proceso prolongado.

La finalidad de la norma es reducir a unos seis meses, el año que toma en concluir un proceso de consulta previa en la etapa de exploración. Un aspecto importante en este caso es que el hace suyo una de las recomendaciones de la Comisión para el Desarrollo Minero Sostenible.

El favorable panorama internacional y el accionar del pueden contribuir a mejorar el ánimo del país afectado por una recesión que comenzó como una crisis sanitaria en marzo y ha devenido en una severa crisis económica, tal como se puede constatar en los hogares y en las empresas.

Lee también:  Metso Outotec suministrará equipos de trituración a Norilsk Nickel en Rusia

Fuente: