minem-la-oroya-minera-cobriza

Este viernes se realizó una segunda mesa de diálogo en la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) entre las autoridades del Ministerio de Energía y Minas (Minem), la liquidadora de Doe Run Perú, Consultores A1 SAC y representantes de las comunidades de San Pedro de Coris, con el fin de atender la serie de protestas en dicha localidad iniciadas tras no ratificarse la venta de la mina Cobriza.

Anteriormente, los acreedores decidieron el pasado viernes 20 de mayo entre dos propuestas: La primera es de Cobre de Los Andes SAC; y la segunda, de Biomediate Minerals SAC. La segunda presentó a todas las partes su propuesta con mayores beneficios económicos y que se respalda en su soporte financiero y técnico para el cumplimiento de las cláusulas de la compra.

Ver también:  Jueves Minero: Brindarán conferencia sobre los 100 años del inicio de operaciones del Complejo Metalúrgico de La Oroya

La República informó que el Minem ha solicitado al Indecopi declarar nulo el acuerdo de la Junta de Acreedores de Doe Run Perú en Liquidación, luego de que Doe Run Cayman (Renco) objetara dicho contrato, gestándose así la novena venta frustrada de esta unidad minera pese a haberse aprobado por mayoría simple días atrás.

“El Minem ha dado un manotazo de ahogado y ha pedido al Indecopi que declare nulo el acuerdo de votación que no llegó al necesario 66,66% de la junta (de acreedores) para aprobarse la venta (…) El Comité respeta esta acción desesperada. Va a ser infructuosa porque las reglas están claras, y si no se llegó al 66%, ahí no más (queda). Además no queda tiempo porque Indecopi, para procesar esta solicitud, se tomará hasta fines julio y el 30 de junio es el deadline de Cobriza”, contó una fuente a La República.

Ver también:  Jueves Minero: Brindarán conferencia sobre los 100 años del inicio de operaciones del Complejo Metalúrgico de La Oroya

En esa línea, Renato Iriarte, gerente de Consultores A1 SAC, resaltó a Radio Cinética que cumplirán con pagar las concesiones mineras – con un plan de contingencia hasta el 30 de junio con el fin de generar ingresos por US$ 1 millón 300.000 – para no perderlas.

Finalmente, Iriarte enfatizó que continuarán trabajando en el nuevo proceso de venta de la mina, la cual puede darse a través de venta directa, subasta pública o privada, según el convenio de liquidación aprobado por los acreedores.