energía nuclear

La industria nuclear debería aprovechar el creciente interés de los inversionistas en el combustible de hidrógeno para reactivar las débiles perspectivas de los operadores de reactores en un mercado de energía limpia cada vez más concurrido.

Ese fue el mensaje entregado por ejecutivos de la industria y científicos que se reunieron esta semana en el Organismo Internacional de Energía Atómica, o OIEA. Una mayor demanda de hidrógeno de la industria y el transporte pesado podría hacer que la producción de combustible mediante reactores operativos sea más económica, lo que podría dar nueva vida a una tecnología que ha sido sobrepasada por la energía eólica y solar.

“Si se puede aprovechar la energía nuclear para generar fuentes de ingresos alternativas, sus costos se pueden compensar”, dijo Gloria Kwong, directora de tecnología de la Agencia de Energía Nuclear (NEA por sus siglas en inglés),en la conferencia general anual de la OIEA esta semana en Viena. Los ejecutivos del Instituto Coreano de Energía Atómica y de los Laboratorios Nucleares de Canadá recomendaron de manera similar un giro hacia el hidrógeno para impulsar las perspectivas de la industria.

Ver también:  MINEM: Proyecto “Sol para Todos” implementará centrales fotovoltaicas en zonas alejadas de la Amazonía

La energía nuclear se ha quedado atrás en gran medida debido a la creciente demanda de energía limpia durante la última década. En la mayoría de las economías, se cierran más reactores de los que se construyen. Los altos costos y las largas demoras en la construcción han llevado a los inversionistas a alejarse de la tecnología a pesar de sus credenciales de ser libres de emisiones. En los últimos años, solo China ha logrado reducir los costos a través de un programa financiado por el Estado para expandir la generación a nivel nacional.

La energía nuclear podría ser “un socio perfecto para el hidrógeno” debido a la operación de alta capacidad y al calor producido por los reactores, según Boris Schucht, director ejecutivo de Urenco Ltd., el segundo mayor fabricante de combustible atómico del mundo. Pero el hidrógeno todavía tendría que ser “altamente utilizado” antes de que tenga sentido económico que la energía nuclear comience la producción, dijo.

Ver también:  Hidrógeno renovable y de bajas emisiones: Un Impulso Vital en la Transición Energética Latinoamericana

Costos crecientes versus energía solar

El giro de la industria nuclear hacia el elemento más ligero y abundante del universo como un posible salvador ha suscitado dudas entre los analistas.

“La inclusión de la energía nuclear en la economía del hidrógeno aumenta la complejidad y planteará problemas de seguridad”, dijo Ali Ahmad, físico e investigador de la Universidad de Harvard. “La industria nuclear está tratando de encontrar formas de agregar valor, pero soy muy escéptico”.

Ahmad, quien habló el jueves desde Beirut mientras presentaba el informe sobre el estado mundial de la industria nuclear 2020, señaló las trayectorias de los costos de la energía nuclear y solar en Emiratos Árabes Unidos. Desde que la nación comenzó a intensificar las pruebas de ambas tecnologías en 2012, el costo de generar energía solar ha caído casi 90%, mientras que los de la energía nuclear han aumentado, dijo.

Ver también:  MINEM: Proyecto “Sol para Todos” implementará centrales fotovoltaicas en zonas alejadas de la Amazonía

Los reactores nucleares están envejeciendo

Sin nuevas inversiones en energía nuclear, la edad promedio de los reactores del mundo está aumentando, requiriendo cada vez más recursos dedicados al mantenimiento y la seguridad. El OIEA alienta a los países a que consideren la posibilidad de construir variantes de reactores más pequeñas y modulares que puedan complementar la variabilidad de la energía solar y eólica barata.

“Los viejos tiempos de los grandes megaproyectos se han ido”, dijo el director general del OIEA, Rafael Mariano Grossi. “Seguiremos viendo importantes proyectos grandes, 1,000 megavatios o más en construcción, pero al mismo tiempo veremos soluciones diferentes y más flexibles”.

Fuente: Gestión