Antonio Llarden, presidente de Enagás

Antonio Llarden, presidente de Enagás

En agosto del año pasado se conoció que Enagás fijó en 490 millones de euros el valor de la demanda entablada contra Perú ante el Ciadi por habérsele retirado la concesión del proyecto.

El presidente de Enagás, Antonio Llardén, ha dicho este martes que esperan que el arbitraje que ha interpuesto al Gobierno de Perú para recuperar su inversión en el (GSP) esté terminado a finales de 2022.

El Gobierno de Perú rescindió el 23 de enero de 2017 la concesión del GSP a un consorcio en el que participaba la empresa española, junto a la constructora brasileña Odebrecht y Graña y Montero, debido a los escándalos de corrupción que afectaban a Odebrecht.

La constructora brasileña -con una participación del 50%-, Enagás y Graña y Montero -ambas con un 25%- eran las compañías concesionarias para la construcción de este gasoducto, que suponía una inversión de US$ 7,328 millones (6,856 millones de euros), pero el Gobierno peruano decidió rescindir el contrato por los escándalos de corrupción que afectaban a Obedrecht.

Ante ello, Enagás decidió entablar una demanda contra Perú ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi). En agosto del año pasado se informó que la firma española fijó en 490 millones de euros el valor de la demanda, informó EFE.

La resolución del arbitraje de GSP es una de las tres prioridades de la compañía en cuanto a inversión para la primera parte del periodo 2020-2026.

Llardén, en una rueda de prensa en que ha presentado los resultados de la compañía en 2019 y la revisión de las perspectivas estratégicas para el periodo 2020-2026, ha señalado que se está ya dentro del proceso de arbitraje, que ha sido admitido por el Banco Mundial (BM), y se ha pasado la etapa previa.

Ha explicado que ahora el estado peruano tendrá que contestar y probablemente el arbitraje pueda estar terminado a finales de 2022.

“El pasado 20 de enero, Enagás presentó la demanda formal y ahora corresponde al Estado peruano presentar el escrito de contestación, estamos siguiendo el calendario y los plazos que estableció el Ciadi. Estamos a disposición del Estado peruano para alcanzar un arreglo amistoso que pueda poner término al proceso arbitral, si esto fuera posible”, dijo el ejecutivo.

Llardén detalló que al finalizar el año 2026, Enagás prevé tener un flujo de caja discrecional acumulado de 1,190 millones de euros. “Si además, en el caso que el arbitraje de GSP fuera favorable, tal y como esperamos, el total de caja discrecional aumentaría en 459 millones de euros hasta 1,650 millones”, agregó.

Fuente: Gestión