ProActivo

El país requiere un mayor uso del de para el cambio progresivo de nuestra matriz energética, recomendó el presidente de , .

“Apenas usamos algo más el 36% del gas que se produce. En Talara tenemos muchísimo más gas en el de que hoy produce alrededor de 26 millones pies cúbicos, cuando hace 6 años producía apenas 6 o 7 millones; se trata de un lote con potencial para producir casi 60 millones de pies cúbicos, pero lo que está faltando es más mercado”, reveló el titular de durante un evento especializado organizado por & , con el respaldo de la consultora .

Afirmó que en el Perú el punto clave es empezar a reemplazar el diésel por el , con lo cual tendríamos un ahorro de 852 millones de dólares por año. “Y en la balanza comercial tendríamos un mejor resultado fiscal, casi de 350 millones por año, y reduciríamos en 26% las emisiones de CO2”, estimó.

Energía y

El funcionario afirmó que el sistema energético hace posible que el mundo crezca más, que las sociedades se desarrollen, pero que es urgente que más gente tenga acceso a este recurso.

También te puede interesar:  PETROPERÚ ayuda a provisionar oxígeno para atención de pacientes covid-19 de comunidades nativas en Loreto

“Se necesita que haya una seguridad energética, en donde cualquier ciudadano, por más pobre que sea, tenga acceso a una energía limpia y barata; así como que cualquier negocio pequeño, reciba igual beneficio”, apuntó.

Dijo que aquello se tiene que hacer desde el punto de vista de la , reduciendo o regulando apropiadamente las fuentes energéticas de mayor generación de carbono, que afectan el medio ambiente.

Aumentar energías renovables no convencionales

Yesquén sostuvo también que definitivamente nuestro país necesita más energía limpia para su desarrollo, y para lo cual es necesario aumentar el uso de energías renovables no convencionales, y así obtener mayor eficiencia energética en la industria.

“Esto es posible hacerlo en los equipos de perforación, por ejemplo. En Talara, en el Lote III, hay un pozo, que debe ser el único en la zona noroeste, que tiene un sensor de fondo, y cuya batería es alimentada por un panel solar”, trajo a colación.

También te puede interesar:  PETROPERÚ y su contribución al sector salud para las comunidades vecinas al Oleoducto Norperuano (ONP)

Normas para tecnología contra CO2

El funcionario consideró que necesitamos generar normas para introducir el uso de tecnologías para la captación y el almacenamiento del CO2 de los combustibles fósiles, tal como lo hacen en otros países.

“La refinería de Talara genera CO2, el cual puede ser reinyectado en algunos campos con el método de recuperación mejorada, pero necesitamos incentivos porque ello requiere de tecnologías caras”, detalló.

Manifestó que para este propósito, se requiere de políticas de gobierno que permitan a las empresas implementar nuevas tecnologías en la materia, “porque esto no es solo una cuestión de Estado, sino también es una cuestión de empresa”.

Exportamos energía limpia e importamos sucia

Yesquén precisó que en se produce alrededor de 1, 600 millones de centímetros cúbicos por día, del cual el consumo interno es apenas el 36%, exportamos 34% y reinyectamos a los reservorios 30%, porque no hay suficiente demanda.

“Es una gran contradicción que tenemos en el país. Exportamos energía limpia y todos los días importamos 70 mil barriles de diésel, que es una energía más sucia”, acotó.

También te puede interesar:  Camisea: Acciones de prevención frente a la Covid-19

Crecimiento económico genera más CO2

El funcionario lamentó que pese a todos los esfuerzos que se hacen, las emisiones de carbono siguen creciendo por el mayor uso de los combustibles fósiles, cuya energía apuntala notablemente a las economías.

“El crecimiento económico trae consigo muchas más emisiones por la falta de una apropiada eficiencia energética, la que precisa de un uso mayor de energías renovables y el cambio del carbón por gas para la generación eléctrica”, indicó.

Explicó que tenemos una mayor concentración de emisiones de carbono por la sencilla razón que los combustibles fósiles, aparte de que están ampliamente disponibles, tienen una densidad energética mayor que otras energías.

“Por eso es que el carbón sigue siendo usado, porque su roi respecto al de las energías renovables es mucho más alto hasta 20 veces. Por eso seguimos usando combustibles fósiles”, fundamentó.

Añadió que debido a la densidad energética y amplia disponibilidad, los combustibles fósiles no han tenido rival. En ese sentido, reveló que la población mundial se ha cuadruplicado y la demanda de energía global ha crecido más de 10 veces, con el pronóstico que dicha tendencia continúe.