Julia Torreblanca

ProActivo | El agua y la , constituyen un binomio perfecto de valores indiscutibles y que eficientemente procesados contribuyen al mayor desarrollo socioeconómico y sanitario del país, sostuvo , vicepresidenta de Asuntos Corporativos de la Sociedad Minera , cuyo trabajo en ese sentido tiene una trascendente importancia en beneficio de la región Arequipa.

La ejecutiva manifestó que cuando se pregunta en torno al agua y al oro ¿cuál de los dos puede dar mayor valor a un país?, ella responde que ambos “porque necesitas el agua para todas las actividades humanas y los recursos minerales para cada una de las economías”.

plasmó su desarrollo gracias al agua 

Destacó que el notable desarrollo alcanzado por la unidad minera no se hubiera podido alcanzar, si no se hubiera contado con suficiente agua para desarrollar eficientemente el método de flotación en su producción de cobre.

“Cerro Verde es la tercera en el mundo y la segunda en América en aplicar el proceso de lixiviación para producir cátodos y concentrados de cobre, y ahora es una de las principales productoras de este mineral a nivel global”, fundamentó al hablar en el evento  Agua y , organizado por el CONCYTEC.

Lee también:  Impacto de la crisis sanitaria en el desempeño de las empresas mineras

Recordó que aquello ha sido posible gracias a las expansiones de la mina del 2004 y 2005 y las del  2015 y 2016, habiendo invertido en la última 5.3 billones de dólares.

“Pero estas expansiones no se hubieran podido realizar, si no se hubiera contado con suficiente agua para desarrollar la metodología de flotación en sus dos plantas concentradoras para  la producción de cobre”, añadió.

Interactuar con grupos de interés

Afirmó que, para poder alcanzar el éxito logrado, además del capital necesario, se tuvo el tino de trabajar un modelo de desarrollo de la región de Arequipa, interactuando estrechamente con los grupos de interés correspondientes.

“Empezamos trabajando con las juntas de usuarios y un comité multisectorial en donde estuvieron representados todos los usos de agua, ya sea el  minero, energético, agrícola y de consumo humano, entre otros, para así poder entender las necesidades prioritarias de la región”, detalló.

Refirió que el común denominador fue que todos necesitaban agua adicional, ya sea para la agricultura, el consumo humano, energía y obviamente para Cerro Verde, lo que llevó a  construir dos concentradoras que requerían y que terminaron con éxito el 2016.

Lee también:  (Exclusivo) Las Bambas: Yacimiento Chalcobamba empezará a producir pronto

Almacenamiento de aguas de lluvias fue clave

Recordó que trabajando con la empresa de generación eléctrica de Arequipa encontraron proyectos ya diseñados para construir represas en las alturas, y así almacenar y regular mejor la distribución del agua de las lluvias que se perdía en el océano todos los años, sobre todo entre enero y marzo, y que cuyos trabajos fueron el inicio del denominado “círculo virtuoso del agua”.

“Muchos agricultores y ganaderos perdían no solamente dinero sino sus vidas, ganados y  cultivos debido a los destrozos causados por la gran cantidad de agua que discurría por las lluvias y que desbordaban el río Chili, generando inundaciones”, precisó.

Trajo a colación que con la empresa estatal Egasa se hicieron dos presas que añadieron  al sistema, 120 millones de metros cúbicos de agua, y que con lo cual Cerro verde obtuvo el agua que necesitaba para su expansión el 2004, y se dio acceso al agua potable a 50 mil personas.

“Cerro Verde también financió íntegramente una planta de agua en el 2007, a  un costo de 120 millones de dólares y que terminó el 2011, y la cual abastece a 350 mil personas, que antes compraban agua, la cual es administrada ahora por Sedapar”, anotó.

Lee también:  César Huaitalla: la logística debe pasar de ser considerada una función operativa a una actividad estratégica

Planta de tratamiento cerró círculo virtuoso de agua

Manifestó que con la última expansión cerraron el círculo virtuoso del agua, construyendo la planta de tratamiento de aguas residuales, que  recoge los desagües que iban crudos al rio Chili y contaminaban el apio, la cebolla, el ajo y otros productos del agro mistiano, y que afectaba la salud de las personas.

“La planta de tratamiento era muy necesaria y ahora limpia el 95% del desagüe domestico del río Chili, y permite que Cerro Verde produzca cobre para el mundo, que pague más impuestos y regalías, pero a la vez ha saneado el rio Chili, cuya flora y fauna se ha recuperado”, subrayó.

Indicó que esta obra ha permitido  la reducción de las enfermedades gastrointestinales y diarreicas,  con el consecuente ahorro de gastos para el sector salud.

“Las obras generadas por Cerro Verde son un ejemplo de economía circular con un reúso de agua de gran magnitud, contribuyendo al saneamiento y acceso al agua de más gente; y estamos muy orgullosos de este logro por hacerlo conjuntamente con todas las autoridades y líderes sociales de Arequipa”, puntualizó.