minería en Perú

ProActivo | Waldo Mendoza, Paola Bustamante y Milton Von Hesse analizaron el futuro de la actividad minera en el Perú.

La minería es uno de los principales motores de la economía peruana desde hace varias décadas. Nuestro país exporta al año unos 60 mil millones de dólares y un 60% de ese total corresponde a envíos de productos obtenidos por la minería.

“Esta contribución es importantísima. El PBI debe crecer año tras año, lo mayor posible. Cuando la torta crece, también crece la recaudación y con este dinero el Estado soluciona problemas mediante obras y programas sociales. No hay que subestimar el peso de la minería, no es cosa menor. Contribuye al crecimiento económico, la recaudación y para disminuir desigualdades”, afirmó Waldo Mendoza, exministro de Economía y Finanzas (MEF), en declaraciones recogidas por ProActivo en el marco de un encuentro organizado por el Instituto de Ingenieros de Minas del Perú.

El extitular del MEF, manifestó que se exportarán 60 mil millones de dólares este año desde Perú; y que un 60% proviene de las exportaciones mineras, lo cual constituye una contribución importantísima desde la minería que tributa al país.

En esa misma línea, Paola Bustamante, exministra de Desarrollo e Inclusión social, señaló que el reconocimiento de la población a la importancia del desarrollo minero en el territorio es vital. “No he sentido ni visto una población anti minera, es una población que reclama servicios básicos, son sus derechos. Lo que hemos visto en Las Bambas es que de pronto el diálogo solo se ha concentrado con los líderes comunales y se ha dejado de lado la autoridad local. En todo este tiempo en Chumbivilcas no hemos visto invitados a gobernadores ni alcaldes. Debe haber un diálogo multiactor con responsabilidad compartida, en el marco de una alianza para el desarrollo”, afirmó.

Sin embargo, Bustamante indicó que el Estado ha dejado de lado las condiciones ambientales y sociales para impulsar la inversión privada en el Perú. Asimismo, hizo un llamado para no solo buscar inversiones en proyectos mineros, sino también en otros campos.

“Sería ideal avanzar con la política nacional de minería, se dieron algunos pasos durante el gobierno de transición, pero no se avanzó más. Es necesario avanzar con el desarrollo en el territorio. La identificación de las oportunidades además de la minería es vital. La diversificación productiva del territorio es necesaria: ganadería, actividades forestales, entre otras”, dijo.

Mal uso del canon

Milton Von Hesse, exministro de Agricultura, hizo una propuesta de mejora del uso de los recursos generados por el sector minero a los gobiernos subnacionales. Precisó que solo se ejecuta el 60% del canon, lo que considera “poco”. “Y eso que se ejecuta, no se ejecuta bien. A veces se gasta el dinero en canchas de fútbol, coliseos cerrados, plazas de toro, iglesias, palacios municipales, etc. Nada que cambiará drásticamente la calidad de vida de la población. Los recursos del canon contribuyen directamente al desarrollo de infraestructura básica y a la mejora en la calidad de vida de las personas, pero de forma limitada”, afirmó.

Agregó que se necesita un cambio normativo para habilitar el financiamiento con recursos de canon, sobrecanon y regalías, y aportes del sector privado. “Hay que reducir el monto mínimo de inversión de 600 mil UIT a 50 mil UIT. Asimismo, se debe crear un fondo. Debe haber una regla de cofinanciamiento: por cada S/.1 aportado por gobiernos subnacionales, el gobierno nacional aporta otro S/.1 o fracción. Finalmente debe haber una priorización de sectores que aporten al cierre de brechas como agua y saneamiento, educación y salud”, indicó Von Hesse.

 “La incertidumbre genera fuga de capitales o postergación de inversiones. El punto en común es cerrar las brechas socioeconómicas. Esto se pude hacer con la ayuda de la minería con compromisos de mediano y largo plazo. Son necesarios planes de desarrollo territoriales concertados con diálogo intercultural. Los recursos generados por el sector minero en Perú fueron de 127 mil millones de soles entre los años 2001 y 2020. Se necesita una gestión pública madura y de calidad”, comentó Víctor Gobitz, presidente y gerente general de Antamina.