Premios PA2021

Gabinete Bellido

El emblemático diario británico Financial Times dijo el viernes que a la “poco envidiable” combinación de problemas que sufre el Perú a causa del COVID-19 y la “amarga” campaña electoral en el país, ahora su nuevo presidente ha agregado una profunda crisis política apenas en su primer día en el cargo.

Pedro Castillo, maestro de escuela primaria y pequeño agricultor de una remota aldea andina, nunca había ocupado un cargo electo antes de obtener una estrecha victoria en las elecciones presidenciales de junio.

Siendo el principal ‘outsider’ político, su candidatura alarmó a los ricos pero deleitó a los desposeídos. El lema de Castillo ‘No más gente pobre en un país rico’ resonó entre los millones que quedaron rezagados por un crecimiento económico desigual en el segundo mayor exportador de cobre del mundo.

Los accesorios favoritos de Castillo en una campaña altamente profesional que contradecía sus humildes orígenes fueron un gran lápiz amarillo, que simboliza la educación, y un característico sombrero Stetson. Incluso montó a caballo para ir a votar.

Lee también:  Myron Brilliant, VP de la U.S. Chamber of Commerce: Perú es afortunado por tener recursos para reactivar su economía (Exclusivo)

Pero detrás del modesto maestro de escuela sin antecedentes políticos acechaba Vladimir Cerrón, el líder educado en Cuba del partido marxista-leninista Perú Libre, que adoptó a Castillo como su candidato presidencial poco antes de las elecciones.

A Castillo se le cuestionaba constantemente sobre cómo podría gobernar si ganaba: ¿como un revolucionario de extrema izquierda o un moderado que busca el consenso? Sus respuestas fueron contradictorias y confusas.

El manifiesto original de Perú Libre, que prometía una nacionalización radical, dio paso a un programa más vago y menos radical. Cerrón desapareció de la vista durante las elecciones. Castillo dejó de dar entrevistas, moderando su postura y minimizando las opiniones duras de Cerrón.

La devastación causada por el coronavirus le dio a su campaña un impulso adicional. Los estrictos confinamientos paralizaron la economía pero no lograron contener las infecciones. Los hospitales se vieron abarrotados. Casi 200,000 personas han muerto hasta ahora a causa del COVID-19 en un país de 32 millones, y la producción económica se redujo un 11.6% el año pasado.

Castillo ganó por un margen muy estrecho, solo 44,000 votos. Su derrotada rival conservadora Keiko Fujimori luchó por el resultado durante seis semanas, alegando fraude, pero los observadores internacionales y las autoridades peruanas concluyeron que la votación había sido justa.

Lee también:  Freeport se muestra optimista por futuro del cobre

La izquierda dominante de Perú había tratado de tender puentes con Castillo antes de su toma de posesión el miércoles. Esperaba formar una amplia coalición para ayudar al nuevo presidente inexperto a ganar apoyo para un programa moderado de cambio en el Congreso fragmentado, donde carece de mayoría.

Según Financial Times, los caóticos acontecimientos del jueves por la noche parecen haber acabado con esa iniciativa. La decisión de Castillo de nombrar radicales de Perú Libre para puestos clave indignó a moderados y conservadores por igual y puso a su administración en un rumbo de colisión con la legislatura.

Casi tan pronto como se anunciaron los nombres, hubo un alboroto. Peruanos de diferentes partes del espectro político se alinearon para denunciar a los escogidos, con un oprobio particular reservado para el primer ministro designado Guido Bellido por sus simpatías con un movimiento terrorista cuya guerra contra el Estado peruano costó 70,000 vidas. El canciller es un exrebelde marxista con estrechos vínculos con Cuba.

Lee también:  Pedro Castillo se reúne con Nicolás Maduro

Castillo debe buscar un voto de confianza del Congreso unicameral de Perú para su gabinete poco convencional, y algunos legisladores temen una trampa. Si rechazan sus opciones dos veces, el presidente puede disolver el Congreso y convocar nuevas elecciones. Dado que los legisladores no pueden postularse para un segundo mandato, de hecho estarían firmando su propia sentencia de muerte.

El Congreso, sin embargo, tiene un arma poderosa. Los legisladores pueden destituir a un presidente de su cargo por el delito mal definido de ‘incapacidad moral’, un dispositivo que se ha utilizado para desencadenar la expulsión de dos de los predecesores de Castillo.

De cualquier manera, se avecinan graves turbulencias políticas. Los inversionistas a los que les gustaba decir de Perú que “independientemente de la alocada política, la economía crece bien” están descubriendo que la política importa después de todo.

Fuente: Gestión