Víctor Zambrano junto a representantes de Madre de Dios

Víctor Zambrano junto a representantes de Madre de Dios.

ProActivo | El Comité de Gestión de la Reserva Nacional de Tambopata y la Federación de Productores de Castaña de Madre de Dios, cuestionaron el propósito del gobierno de pretender administrar los bonos de carbono que comercializan al exterior luego de 10 años de esfuerzos, para alcanzar esos recursos.

A la fecha, los bonos les sirven de subsistencia, y en contrapartida se convierten en protectores de esos inmensos bosques, salvaguardándolos de los depredadores y el abandono. Los directivos de ambas organizaciones y de otros gremios afines se reunieron en Lima con las más altas autoridades del Ministerio del Ambiente (MINAM) para armonizar criterios en torno al controvertido dispositivo de control emitido por el Ejecutivo.

Manejo de los bonos

El presidente del Comité de Gestión de la Reserva Nacional de Tambopata, Víctor Zambrano denunció que con el decreto supremo que se ha emitido sobre el tema, el Ministerio del Ambiente (MINAM), mediante Profonampe, pretende convertirse en el único administrador de los recursos que generan los bonos de carbono que reducen los GEI en la zona, y se comercializa al exterior a través de una empresa privada (Bosques Amazónicos).

“Los dispositivos que se han dictado en esa dirección están por debajo de la Ley Forestal, que protege nuestros derechos”, aseguró.

Sin embargo, informó que en la reunión que han sostenido con el viceministro del Ambiente y otras autoridades de este despacho, les han dicho que solo es una propuesta “lo que en cierta medida nos ha tranquilizado algo”.

“Lo siguiente tiene que ser una reunión descentralizada con todos los actores que se le ha solicitado, para así poder empezar a buscar con tiempo un mecanismo en igualdad de condiciones para las partes”, agregó. Actualmente los gestores y castañeros de Tambopata, refieren estar decepcionados, porque esa medida estatal podría atentar contra su subsistencia familiar y ocasionaría la depredación de esos bosques que cuidan.

Ver también:  Minam: efectos del derrame de petróleo en Ventanilla aún no están resueltos

8 millones de hectáreas de áreas naturales

“Nuestra Amazonía está en emergencia, en peligro latente. Está de por medio la protección de 8 millones y medio de hectáreas de áreas naturales protegidas, según se estima, pero creo que deben ser más”, añadió.

Remarcó que solamente los castañeros manejan un millón de hectáreas cubiertas de ese valioso producto, “que no son minucias”.

Asimismo, anunció que desde tiempo atrás cuentan con el respaldo de las Naciones Unidas, a la cual comunicaron su situación en una reunión que sostuvieron en Bogotá con el relator de Derechos Humanos y Medio Ambiente de este organismo, y conjuntamente con otros países “en la misma situación que nosotros”.

“Producto de esa gestión, en enero del 2020 cuando empieza la pandemia del Covid, vino el Relator de Derechos Humanos Michel Forst. Lo llevamos al epicentro del problema y producto de ello, las Naciones Unidas hizo una severa llamada de atención al Estado peruano por nuestra situación y la vida de nuestra gente”, recordó.

Zambrano expresó que su parcela agraria, es la primera área de conservación privada a nivel de la Amazonía, y que forma parte de todo el conjunto de concesionarios dedicados a la protección de los bosques. “La compensación de bonos de carbono es la alternativa que estamos recibiendo, a través de una empresa privada. Nadie más ni el Estado jamás se han preocupado por nosotros”, aseguró.

En La Pampa

Por su parte, el presidente de la Asociación de Extractores Forestales de La Pampa, Andrés Huayllani Llerena cuestionó que los lineamientos que se quiere establecer no detallan cómo se beneficiará el cuidado del bosque y quiénes lo cuidarán directamente.

“Se trata de meter un ‘caballazo’, pues no se ha fijado un mecanismo de sensibilización y de información para los que manejamos los bosques en Madre de Dios. Quieren hacer una consulta en 10 días, lo cual es un tiempo muy corto para ventilar un problema tan complejo”, consideró.

Ver también:  MINAM reconoce a Cosapi Minería por la correcta medición de su huella de carbono

Criticó que el Ministerio del Ambiente nunca ha hecho presencia en las reservas de Madre de Dios y que los representantes de la oficina desconcentrada que ahí tienen, jamás han asistido a las reuniones de trabajo con el Defensor del Pueblo, para ver cómo contrarrestar las amenazas a los bosques. “La defensa contra los depredadores le ha costado la vida a una docena de personas”, trajo a colación.

Rememoró que antaño se pagaba, a través del canon, un derecho por el desarrollo de la reforestación, “dinero que no sabemos a dónde se ha ido, pues nunca retornó a Madre de Dios para implementar proyectos y recuperar áreas degradadas”.

“Igualito es lo que va a suceder con lo de los bonos. Con ese dinero van a implementar una burocracia con numerosas personas sin hacer nada, comprarán camionetas, alquilarán locales y lo que sobre le darán al concesionario. Eso no queremos”, advirtió.

Huayllani pidió que el MINAM establezca una mesa técnica de trabajo para realizar una consulta con transparencia, para la emisión de los lineamientos que se pretende establecer, “sino siempre vamos a pensar que hay algo oscuro por la rapidez con la que quieren sacarlos y obviando el derecho que tenemos de ser consultados para decidir qué es lo bueno y qué es lo malo para nosotros y para los bosques”.

Castañeros protegen un millón de hectáreas de bosques

El presidente de la Federación de Productores de Castaño de Madre de Dios, Juan Carlos Grifa aclaró que la ley forestal establece que quienes cuidan los bosques tienen los derechos de hacer el manejo correspondiente para el bienestar de sus familias, como lo estipulan los más de 1,200 contratos castañeros existentes, y que involucran un millón de hectáreas de bosques. “Hoy los beneficiarios del proyecto somos 505 (castañeros), y que manejamos y defendemos un bosque de 380 mil hectáreas en Madre de Dios”, explicó.

presidente de la Federación de Productores de Castaño de Madre de Dios, Juan Carlos Grifa

Presidente de la Federación de Productores de Castaño de Madre de Dios, Juan Carlos Grifa.

Añadió que dicha ley los faculta a tener socios estratégicos, con empresas privadas “Desde hace dos años ya tenemos beneficios económicos directos a las familias por proteger nuestros bosques, para que no sean invadidos por taladores ilegales, minería informal y cazadores de ecología – biodiversidad”, detalló.

Ver también:  Protestas causan desabastecimiento de combustible en Madre de Dios y Cusco

Precisó que tras largos 10 años, recién entre el 2021 y 2022, deben estar llegando a recaudar 3 millones de dólares o más, por los bonos de carbono, cuyos fondos se dividen en paridad con la empresa privada que los negocia. “Ahora, el MINAM quiere administrar esos recursos, cuando el Estado nunca se ha interesado en reforestar ni ha apoyado la lucha contra la depredación de los bosques. La venta de bonos de carbono nos da vida. Los bosques son nuestro hábitat”, apuntó.

Inambari, Madre de Dios, Laberinto

El presidente de la Asociación de Pequeños Usuarios Forestales de Inambari, Madre de Dios y Laberinto, Saturnino Pacheco sostuvo que, si se hubiera dado un esfuerzo conjunto de las diferentes instancias gubernamentales para frenar la deforestación, la minería ilegal, cambio de uso con fines agrícolas, pero con derechos, “no se hubieran lanzado los lineamientos que ha dictado el MINAM”.

“¿Que han hecho? Deforestar, degradar suelos, los mineros ilegales erradicados se han pasado a la margen derecha de la vía interoceánica, en donde ahora hay mayor presencia de sicariato, no respetan la propiedad privada”, afirmó.

También reveló que actualmente se están deforestando los alrededores de una cabecera de cuenca, mientras “nosotros usuarios del bosque hacemos todos los esfuerzos apoyando una buena gestión de protección de las áreas a nuestro cargo”.