Luis Rivera (Gold Fields)

Cuando se paraliza la marcha de la minería por las crecientes protestas sociales, como ocurre actualmente, se paraliza todo el país debido a que esta industria tiene un gran impacto en el desarrollo de múltiples actividades productivas, y además el Estado deja de percibir cuantiosos ingresos por impuestos, afirmó Luis Rivera, vicepresidente ejecutivo de Gold Fields Región Las Américas.

“Si se para una mina, paramos el sueldo del país, y con eso afectamos el futuro desarrollo de hospitales, carreteras, líneas eléctricas, acceso al agua potable, no solo en Apurímac o en el Cusco (zonas que registran mayor conflictividad). Detener una operación minera, es detener el país”, subrayó en declaraciones a ProActivo. Luis Rivera manifestó que es muy difícil entender por qué las protestas sociales afectan más a la minería, pese a que es la mayor fuente de riqueza del país y de los ingresos fiscales, y que particularmente se perjudica a sus miles de trabajadores a lo largo y ancho del país.

“La minería genera ciclos económicos que al interrumpirse, no solo afecta a la propia operación, sino a todo su entorno natural, sus comunidades, distritos, provincias y al país entero”, remarcó.
Dijo que detener una operación como Las Bambas, es dejar de percibir ingresos para el distrito de Challhuahuacho, para la región del Cusco y para el Estado en general.

Ver también:  Gold Fields confía en ampliar su presencia en Chile con la puesta en marcha de Salares Norte

“Son impuestos que dejarán de pagarse, porque al estar detenida la mina se deja de captar las ganancias que generan los impuestos y de los cuales depende en gran parte el progreso del país”, dijo.

Perú con una oportunidad histórica

Aseguró que las estadísticas hablan que el mundo consume 24 millones de toneladas de cobre, y que hasta el año 2030 eso debe subir a 30 millones de toneladas. “Sabemos que actualmente no existen minas que puedan suplir el déficit generado en el abastecimiento de este metal. Por lo que el Perú tiene que subirse a plenitud a ese carro del éxito, debido a que cuenta con ingentes cantidades de ese recurso, y es una oportunidad histórica única, que quizá no se vuelva a presentar”, demandó.

Al respecto, aseguró que el Perú está en capacidad de subirse a esa ola, porque le basta con desarrollar oportunamente su enorme potencial minero que está ahí esperando a ser explotado, “pero para hacerlo necesitamos tener mejores instituciones, estabilidad política, económica y social”.

En ese sentido señaló que los políticos son los llamados a que eso ocurra, además de las compañías mineras, el Estado y la sociedad en general.

Ver también:  Gold Fields contribuye al desarrollo agrícola en Hualgayoc

Gold Fields cree en el Perú

Refirió que Gold Fields es un productor de cobre en su proyecto Cerro Corona, y además cuenta con un grupo de exploración muy potente para ampliar la explotación de ese metal. “Trabajamos en todo el Perú, en el centro, en el sur y en el norte. Gold Fields cree en el Perú, creemos que lo que está ocurriendo (las protestas) es temporal, y como toda industria minera nuestra opción es seguir trabajando en este país en el que ya llevamos varias décadas, y hemos transcendido muchos gobiernos”, puntualizó.

Asimismo, consideró que el Perú volverá a ser el país pacífico que siempre fue en las últimas décadas. “Estamos aquí para quedarnos hasta el 2050 y más allá incluso”, remarcó.

Involucrados en la descarbonización

Expresó que los procesos de descarbonización a nivel mundial, incluyendo al Perú, ya están instalados en la sociedad, y a ello se han subido las grandes casas mineras, como BHP, Rio Tinto, Anglo American, y con metas cero carbono hacía el 2050.

“Nosotros nos proponemos reducir el 30% de nuestras emisiones de CO2 para el año 2030, con una línea base desde el 2019, y también llegar a cero carbono al 2050”, estimó.

Ver también:  Gold Fields confía en ampliar su presencia en Chile con la puesta en marcha de Salares Norte

Precisó que la descarbonización, vendrá de la mano con la electrificación, y que la demanda de cobre es directamente proporcional a los procesos de la huella de carbono.

La seguridad en el ADN de la minería

Luis Rivera manifestó que desde hace más de una década, la seguridad fue considerada como una prioridad dentro de la industria minera. “La seguridad tenía que estar en el ADN de la industria y ha evolucionado muy bien. En la última década, la industria minera lidera las iniciativas, estándares e ingeniería en materia de seguridad”, destacó.

Asimismo, señaló que en el último año se ha visto que muchas compañías mineras han marcado también las pautas en los conceptos de seguridad psicológica. “Es decir, dar a sus trabajadores, a su entorno, un ambiente de trabajo no solo seguro desde el punto de vista físico, sino también desde el punto de vista psicológico y emocional, darles voz para que se sientan escuchados y respetados en su ambiente laboral”, mencionó.


Este artículo forma parte de la Revista ProActivo – Edición PDAC 2023

Revista-ProActivo_Edicion-PDAC-2023

Clic aquí para leer la edición impresa.