IIMP

El () señaló que nuestra industria minera, al operar en aislamiento natural y en zonas remotas, reúne las condiciones para ser una de las primeras actividades en reactivarse a fin de impulsar la economía nacional en esta difícil coyuntura y a los fundamentos que la sustentan, en especial, su aporte fiscal.

Así lo indicó en un comunicado donde recomendó al Gobierno -al momento de evaluar el reinicio de actividades productivas en nuestro país- tomar en consideración que las actividades mineras formales poseen características que hacen factible su retorno a la operatividad sin afectar la emergencia sanitaria establecida.

“Gran parte de las unidades de producción minera se encuentran en lugares remotos y aislados, y las cercanas a ciudades, también cuentan con estrictos sistemas de aislamiento para la ejecución de sus labores”, indicó.

Lee también:  Cinco retos financieros de los emprendedores ante una nueva ola de contagios

Añadió que las unidades de producción minera remotas cuentan con campamentos que incluyen instalaciones propias de alojamiento, servicios médicos, de cocina y comedor que, por su naturaleza, están muy poco expuestas al brote del .

“La fuerza laboral minera está organizada en guardias, y cuenta con un sistema rotativo de salida que podría -ante esta emergencia sanitaria- estandarizarse, por ejemplo, en 30 días de trabajo y 15 días de descanso o similares, tratando de minimizar los viajes en bus, para evitar la rotación de personas”, apuntó.

Estándares elevados

Subrayó que las empresas mineras manejan elevados estándares de salud y seguridad, y tienen al personal con el conocimiento, la experiencia y la infraestructura, para implementar controles y filtros de ingreso que mantengan a sus unidades de trabajo libres de la contaminación del .

Lee también:  Cobre cotiza en US$ 8,011 mientras que zinc cae cerca de mínimo 2 meses ante aumento de casos de COVID-19

“Los altos estándares de control sanitario en la huella operativa de las empresas mineras pueden y deben extenderse para ofrecer apoyo a las comunidades o poblaciones del entorno minero”, mencionó.

En el comunicado también recalcó que las empresas mineras formales, cumpliendo con las disposiciones del Gobierno, vienen realizando exclusivamente actividades de control ambiental, así como las indispensables para garantizar la seguridad de sus operaciones, teniendo como prioridad la consideración de su entorno social y de sus trabajadores.