victor-gobitz

Por: Ing. – Presidente del Instituto de Ingenieros de Minas del Perú

El Instituto de Ingenieros de Minas del Perú () como gremio profesional que brinda servicios de capacitación y actualización para todos sus asociados y que promueve el desarrollo sostenible de la industria minera, los días 26 y 27 de agosto organizó dos eventos donde se generaron espacios de debate y reflexión, recogiendo opiniones plurales con el ánimo de generar una visión compartida o consensuada acerca del desarrollo del pleno potencial de nuestro sector.

En la primera reunión, denominada Rumbo al I Congreso de Competitividad Minera y Sostenibilidad Social, se consiguió propiciar un diálogo público-privado, donde participó el Gobierno central a través de dos altos funcionarios del Ministerio de Economía y Finanzas, tres representantes de los gobiernos regionales de Áncash, y Cajamarca; un ejecutivo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y representantes del sector privado minero.

Lee también:  Un Plan Minero Estratégico para el desarrollo del país

El mensaje central fue la correlación existente entre los conceptos de desarrollo territorial consensuado, plan de competitividad nacional, la competitividad de la industria minera y la necesaria sostenibilidad social, entendida como el cierre de brechas.

En el evento del 27 de agosto, en nuestro tradicional Jueves Minero, la disertación central estuvo a cargo del Dr. Otoniel Velasco, quien a sus lúcidos 91 años, no solo nos dio una lección de perseverancia sino que además nos presentó sus opiniones y propuestas acerca de la regionalización desde una perspectiva histórica, destacando la urgencia de contar con un ente público con suficiente relevancia ejecutiva a cargo de la planificación del desarrollo sostenible del país.

En este aspecto cabe destacar que tanto el moderador como la mayoría de los invitados del panel tuvieron en el pasado una experiencia relevante en planificación nacional.

Lee también:  Las Bambas entrega más apoyo solidario al distrito de Mara

La actual pandemia que enfrentamos hace más que evidente que nuestro país requiere de políticas públicas de largo aliento no coyunturales, y en la consecución de este objetivo, el rol de la industria minera es fundamental, porque es una actividad económica que se desarrolla como condición sine qua non, con una planificación de largo plazo.