covid-19 peru

(Foto: Andina)

(The Guardian) Las personas que se han recuperado del pueden perder su inmunidad a la enfermedad en cuestión de meses. Una investigación londinense sugiere que el virus podría reinfectar a las personas año tras año, como los resfriados comunes.

En el primer estudio de este tipo, los científicos analizaron la respuesta inmunológica de más de 90 pacientes y trabajadores de la salud y encontraron que los niveles de anticuerpos que pueden destruir el virus alcanzaron su punto máximo unas tres semanas después de la aparición de los síntomas y luego disminuyeron rápidamente.

Los análisis de sangre revelaron que mientras el 60% de las personas lograron una respuesta de anticuerpos “potente” en el punto álgido de su batalla contra el virus, sólo el 17% mantuvo la misma potencia tres meses después. Los niveles de anticuerpos cayeron hasta 23 veces durante el período. En algunos casos, se volvieron indetectables.

“Las personas están produciendo una respuesta razonable de anticuerpos al virus, pero está disminuyendo en un corto período de tiempo y dependiendo de cuán alto sea su pico, eso determina el tiempo que los anticuerpos permanecen alrededor”, dijo la Dra. Katie Doores, autora principal del estudio en el King’s College de Londres.

El estudio tiene implicaciones para el desarrollo de una vacuna y para la búsqueda de “inmunidad de rebaño” en la comunidad a lo largo del tiempo.

Anticuerpos vs

El sistema inmunitario tiene múltiples formas de combatir el coronavirus, pero si los anticuerpos son la principal línea de defensa, los hallazgos sugieren que las personas podrían reinfectarse en oleadas estacionales y que las vacunas podrían no protegerlas por mucho tiempo.

“La infección tiende a dar el mejor escenario para una respuesta de anticuerpos, por lo que si la infección está dando niveles de anticuerpos que decaen en dos o tres meses, la vacuna hará potencialmente lo mismo”, dijo Doores. “Las personas pueden necesitar un refuerzo y una inyección podría no ser suficiente”.

El estudio tiene implicaciones para el desarrollo de una vacuna y para la búsqueda de “inmunidad de rebaño” en la comunidad a lo largo del tiempo.

Vacuna

Los primeros resultados de la Universidad de Oxford han demostrado que la vacuna contra el coronavirus que está desarrollando produce niveles más bajos de anticuerpos en los macacos que los que se observan en los humanos infectados con el virus. Aunque la vacuna parecía proteger a los animales de una infección grave, aún así se infectaron y pudieron transmitir el virus.

El Prof. Robin Shattock del de Londres dijo que una vacuna competidora desarrollada por su grupo podría estar disponible en la primera mitad del próximo año si los ensayos clínicos van bien. Pero advirtió que “no hay certeza” de que alguna de las vacunas en desarrollo funcione, y dijo que aún no está claro qué tipo de respuesta inmunológica se necesita para prevenir la infección.

El estudio del King’s College es el primero en haber monitoreado los niveles de anticuerpos en pacientes y trabajadores del hospital durante tres meses después de que aparecieron los síntomas. Los científicos se basaron en los resultados de 65 pacientes y seis trabajadores de la salud que dieron positivo para el virus, y otros 31 empleados que se ofrecieron como voluntarios para hacerse pruebas regulares de anticuerpos entre marzo y junio.

El estudio, que se ha presentado a una revista pero que aún no ha sido revisado por pares, encontró que los niveles de anticuerpos aumentaron más y duraron más tiempo en los pacientes que eran casos graves. Esto puede deberse a que los pacientes tienen más virus y producen más anticuerpos para combatir la infección.

Hay otros cuatro tipos de coronavirus en circulación generalizada, que causan el resfriado común. “Una de las cosas que sabemos de estos coronavirus es que la gente puede reinfectarse con bastante frecuencia”, dijo el profesor Stuart Neil, coautor del estudio. “Lo que eso debe significar es que la inmunidad protectora que la gente genera no dura mucho tiempo. Parece que el Sars-Cov-2, el virus que causa el , podría estar cayendo en ese patrón también”.

El profesor Jonathan Heeney, virólogo de la Universidad de Cambridge, dijo que el estudio confirmó un creciente conjunto de pruebas de que la inmunidad al Covid-19 es de corta duración. “Lo más importante es que pone otro clavo en el ataúd del peligroso concepto de la inmunidad de la manada”, dijo.

Algunos de los ciudadanos, especialmente los jóvenes, se han vuelto algo arrogantes respecto a infectarse, pensando que contribuirían a la inmunidad de la manada. No sólo se pondrán en peligro a sí mismos y a otros al infectarse y perder la inmunidad, sino que incluso pueden ponerse en mayor riesgo de padecer una enfermedad pulmonar más grave si se infectan de nuevo en los próximos años”, indicó.