Mario Esparza

ProActivo | Mario Esparza, gerente de Investigación de Anta Inti, explica cómo el cobre puede generar industrias innovadoras acordes con las nuevas necesidades que tiene la gente en el mundo.

Por su rechazo a todo tipo de patógenos, el cobre es un metal estratégico pro salud y por lo cual el Perú debe impulsar la fabricación de equipos, instrumentos y accesorios médicos complementarios cobrizados, como alternativa para una mejor contención de la pandemia del Covid19 y de otros males virales, sostuvo Mario Esparza, gerente de Investigación de Anta Inti S.A.C., empresa que fabrica medias y mascarillas cobrizadas.

“Muchos pacientes, tanto los de casa, como los que están en hospitales están expuestos a los patógenos ambientales del entorno externo, lo que puede generarle infecciones bacterianas o fúngicas en el enfermo, agravando su estado hasta el desenlace fatal, en el caso de covid”, declaró el científico y microbiólogo en entrevista exclusiva con ProActivo.

Agregó que los contagios de enfermedades virales a causa de patógenos es una falencia crónica del sistema de salud pública nacional, debido a la mala gestión o políticas erróneas que ignoran ese tipo de amenazas que son mayores en el ambiente intrahospitalario.

Instrumentación cobrizada

Esparza consideró que es urgente levantar barreras de contención frente a los patógenos, lo cual es posible mediante tecnologías basadas en la aplicación del cobre. “Si tuviéramos la instrumentación médica y las instalaciones de salud cobrizada, nos permitirían, por ejemplo, desarrollar un proceso de entubación de los pacientes con mangueras impregnadas de cobre y conectadas a dispositivos electrónicos”, detalló.

Lee también:  Cobre sube mientras que zinc toca máximos tras recorte producción Nyrstar

“En Perú podemos desarrollar esa tecnología con tubos cobrizados antimicrobianos, por impresión 3D, por ejemplo, y para eso tenemos los recursos y capacidades, pero lamentablemente las políticas del gobierno no ayudan a plasmar estas tecnologías para salvar vidas”, apuntó.

Bioseguridad

Al respecto, dijo que en el país se debe avanzar en una política de bioseguridad en todos los entornos ciudadanos, lo que implica una protección con activos que son antivirales o antimicrobianos.

El científico lamentó que en la actualidad el concepto de bioseguridad se centra en el lavado de manos, uso de mascarilla, protector facial y ropa médica. “Pero estos accesorios no son verdaderos antivirales, al punto que mucho personal médico que trabaja contra el covid ha fallecido”, fundamentó.

Explicó que, por ejemplo, si alguien se saca el protector facial o la mascarilla el virus genera una neblina y nuevamente ingresa al cuerpo, “pero si tuvieras un dispositivo activo antiviral, el virus definitivamente va a ser rechazado”.

Advirtió que los patógenos abundan en las superficies, en el computador, en la pared, en el pasamano, “y quien los toque es pasible de contagio”.

“El Covid es un tema de carga viral y eso implica que cuando alguien está cerca de un centro médico o a una persona con covid, la carga viral le va a afectar si no tiene dispositivos antivirales. Solo puedo tener un poco de contención con el gel o el jabón”, alertó.

Lee también:  El cobre sufre la mayor caída diaria en siete meses en plena racha alcista

Vacunas

Destacó que las vacunas anticovid han ido avanzando, pero el problema es que hay cierta susceptibilidad en grandes poblaciones vacunadas sensibles a las nuevas cepas. “Hay que entender que uno se vacuna para una de las cepas, pero estas cada vez aumentan, estos virus se reproducen como conejos en distintas cepas en el mundo, y eso hace que las vacunas no funcionen con la eficiencia plena”, afirmó.

Textiles anticovid

El gerente de Investigación de Anta Inti informó que esta empresa desarrolla desde hace varios años, textiles con capacidad antimicrobiana para consumo público, y que ya han sido probados con éxito en temas hospitalarios, por lo que exportan a Chile.

“Ojalá a corto o mediano plazo estos textiles con hilo de cobre puedan ser de uso más masivo, primeramente, para el personal médico de primera línea, pacientes intrahospitalarios y para el público general. Son productos hechos por manos peruanas, con algodón e hilo de cobre peruano, y validados científicamente”, remarcó.

Señaló que tales productos minimizan la carga viral, inactivan los patógenos humanos y generan un proceso de beneficio para la salud de las personas que lo usan.

“Por ejemplo las medias cobrizadas o las de hilos de cobre, son un confort, un spa para el pie, lo relaja, evita los malos olores y, sobre todo, minimiza las infecciones por hongos”, precisó.

Recomendó que dichas medias deben ser usadas por el personal minero que viste zapatos de protección o de seguridad por lo general toscos, agrestes, “y el pie es el que más sufre, es asfixiado totalmente, ahogado, sin una transpiración adecuada”.

“Y si un paciente es diabético, hipertenso, con un sistema inmune más debilitado, estas medias le van a ayudar bastante en mejorar su salud integral”, indicó.

Lee también:  ICSG: Cobre tendría superávit en su oferta el 2020

Testimonio

El socio fundador de Anta Inti, Raúl Hernández refirió que esta empresa comenzó a fabricar textiles de algodón con cobre hace ocho años. “Tengo la experiencia propia de usar medias con hilo de cobre por mi estado de salud y evalué las bondades del producto conmigo. He sentido gran mejoría en sudoración, en tema anti bacterial, electrificación del cuerpo; así que yo comencé a diseñar estos productos por mi enfermedad hidronefrosis renal, y con su uso he mejorado en mi salud”, afirmó.

Manifestó que han hecho pruebas en hospitales con resultados positivos para el tema médico, y que siguen avanzando en este campo. “Estamos exportando a Chile las medias con hilo de cobre. Muchos clientes nos mandan mensajes de que estas medias han mejorado su salud, aliviando dolencias como las varices, dolor de piernas, mala circulación, diabetes, pie diabético, heridas en los pies”, citó.

Asimismo, reveló en la entrevista, que en breve comenzarán a exportar las mascarillas con cobre hecho en Perú. “Somos el segundo país exportador mundial de cobre y debemos aprovecharlo”, puntualizó.