empleo en Lima

  •  La capacidad adquisitiva de los trabajadores de la capital se ha reducido en casi S/190 desde el inicio de la pandemia, de acuerdo con el reporte de empleo al trimestre marzo-mayo.  

La creación de puestos de trabajo continuó desacelerándose y las condiciones laborales permanecen lejos de recuperarse, se reveló de las últimas cifras de empleo en Lima Metropolitana. Esto está en línea con el menor ritmo de crecimiento que viene experimentado la economía.

En el trimestre marzo-mayo del 2023, el empleo en la capital creció apenas 1.0% respecto al mismo periodo del año pasado, registrando 5 millones 162 mil puestos de trabajo. Este ritmo de crecimiento es el más bajo desde inicios del 2021, cuando la economía aún se encontraba limitada por la pandemia.

Incluso, el empleo se contrajo en los sectores manufactura (-3.2%), construcción (-10.1%) y comercio (-11.2%). En particular, el empleo en los dos últimos sectores ya acumula ocho meses consecutivos de caída.

Ver también:  Regiones del sur presentan los mayores indicadores en transferencias mineras, empleo e inversión minera

Este resultado se explicó, en parte, por la desaceleración del empleo adecuado, el cual creció solo 4.2% en el periodo marzo-mayo. Con ello, el número de limeños adecuadamente empleados se ha alejado de su nivel prepandemia, ubicándose 5.5% por debajo de lo registrado en el 2019. Así, aún quedan por recuperar 173 mil puestos de trabajo adecuados por recuperar.

Por otro lado, el subempleo por ingresos aumentó 7.5% en este periodo, con lo que el porcentaje de trabajadores limeños que percibe ingresos menores a una canasta mínima de consumo ascendió a 34.5%. Dicha tasa no solo se encuentra muy por encima del nivel prepandemia (22.9%), sino que también ha aumentado respecto a lo registrado hace un año (32.4%).

Ver también:  Contratistas mineras y empresas conexas representaron cerca del 70% del empleo minero en 2023

En particular, el subempleo por ingresos se ha incrementado en mayor magnitud entre los trabajadores más jóvenes (de 14 a 24 años), quienes ahora registran una tasa de 56.1%, bastante superior a la del resto de grupos etarios. Según nivel educativo, si bien el subempleo por ingresos aumentó en todas las categorías, aquellos con menores estudios completados continúan registrando las mayores tasas: un 52.4% entre los trabajadores con solo educación primaria y un 41.7% entre aquellos con secundaria.

El incremento del subempleo por ingresos es consistente con la lenta recuperación de los salarios en la capital. El ingreso laboral de un trabajador limeño promedio ascendió a S/1,905 mensuales entre marzo y mayo de 2023. Si bien este monto supera en términos reales al del año anterior en 5.7%, se ubica aún 8.9% por debajo del nivel prepandemia. Esto significa que la capacidad adquisitiva de los trabajadores de la capital se ha reducido en casi S/190 desde el inicio de la pandemia.

Ver también:  Regiones del sur presentan los mayores indicadores en transferencias mineras, empleo e inversión minera

La lenta recuperación de los ingresos se relaciona también con la mayor cantidad de trabajadores en empresas de menor tamaño, que en promedio presentan una productividad laboral mucho menor que las empresas más grandes. Entre marzo y mayo, las micro y pequeñas empresas (1 a 50 trabajadores) registraron 415 mil trabajadores más que antes de la pandemia. En contraste, las medianas y grandes empresas (más de 50 trabajadores) cuentan con 121 mil empleos menos que en 2019.