empleo juvenil

  • El empleo retrocedió en 18 de 26 principales ciudades del país. En tanto, los ingresos laborales reales aún se ubican 6% por debajo del nivel prepandemia, estima el IPE.

 El mercado laboral se vio afectado en 2023 por el desempeño negativo del agro y la inversión privada, en un contexto de condiciones de trabajo aún deterioradas, de acuerdo con las últimas cifras de la Encuesta Permanente de Empleo Nacional (EPEN).

Balance 2023

En 2023, se registraron 17 millones 180 mil trabajadores a nivel nacional, lo que representó una caída de 0.9% frente al año pasado, la cifra más crítica en más de 20 años. Esto significó la pérdida de 157 mil puestos de trabajo. El retroceso se atribuye a la reducción de 4.7% en el empleo rural (-168 mil puestos) y al lento ritmo de creación de empleos (+0.1%) en áreas urbanas (+12 mil).

Ver también:  Perú y México imponen mutuamente visas para visitas de corta duración

La caída del empleo se concentró en las actividades primarias (agro, pesca y minería, acumulando la pérdida de 276 mil puestos). En el agro y pesca, el retroceso responde al impacto de los fenómenos climáticos. Asimismo, el desempeño negativo de sectores vinculados a la inversión (construcción y manufactura, -0.6%), contrarrestó el crecimiento en comercio y servicios (+1.4%). Cabe anotar que el sector servicios recién recuperó sus niveles prepandemia.

En detalle, el empleo retrocedió en 18 de las 26 principales ciudades analizadas por el INEI, principalmente de la zona sur y oriente del país. Puno registró la mayor caída (-9.5%), seguida de Chiclayo (-5.8%), Arequipa (-5.1%) e Iquitos (-5.0%). En tanto, las ciudades con los mayores avances fueron Trujillo (3.9%), Lima (3.9%) y Tumbes (3.8%).

Respecto a las cifras de calidad del empleo, el 71.1% se desempeñaron en empleos informales durante el 2023, una tasa menor a la de hace un año (74.0%). Además, el 48.2% de trabajadores se encontraban subempleados, un porcentaje ligeramente inferior que en 2022 (49.4%). Cabe anotar que la EPEN tiene solo dos años de información disponible. En tanto, el ingreso laboral promedio ascendió a S/ 1,674 mensuales, un 6% por debajo del nivel prepandemia, en términos reales, según estimaciones del IPE. Con ello, la capacidad adquisitiva del trabajador peruano promedio se habría reducido en casi S/190 mensuales.

Ver también:  CEO de Regulus: “Estamos en la víspera de una explosión en el interés por el cobre”

Inicios del 2024

Los datos más recientes para Lima Metropolitana indican un crecimiento de 4.0% en el empleo durante el periodo noviembre 2023-enero 2024, alcanzando 5 millones 295 mil puestos de trabajo. Este avance fue impulsado por los sectores comercio (+4.5%) y servicios (+6.4%), que contrarrestaron la caída del empleo en construcción (-9.4%) y manufactura (-0.5%).

Sin embargo, buena parte de este avance se debió al mayor número de subempleados (+4.1%), con lo que la tasa de subempleo ascendió a 41.3% (2 millones 189 mil trabajadores), equivalente a la de hace un año y todavía superior a la cifra prepandemia (37.5%). De ellos, 1 millón 752 mil se encuentran subempleados por ingresos (33.1% de trabajadores de la capital), es decir, perciben ingresos insuficientes para cubrir una canasta mínima de consumo.

Ver también:  Minam implementa proyectos de inversión por más de S/ 169 millones para conservación de bosques

La menor calidad de los empleos es consistente con la lenta recuperación de los salarios de los limeños. Entre noviembre 2023 y enero 2024, el ingreso laboral promedio en Lima fue S/1,926, aún 11.8% menor que el nivel prepandemia, en términos reales. Esto significa que los trabajadores de la capital tienen una capacidad adquisitiva mensual casi S/260 menor que antes de la pandemia.