Javier Aguilar, Especialista Senior en Minería, Energía y Extractivas del Banco Mundial

ProActivo. Ley de Minería. La situación de desarrollo y crecimiento del Perú es envidiable desde el punto de vista de las perspectivas del sector minero, cuyo progreso presente y futuro tiene rumbo envidiable dado su potencial geológico y sus reglas de juego claras que le otorgan un nivel de alta competitividad regulatoria en el mercado global, aunque con algunas falencias superables, sostuvo Javier Aguilar, Especialista Senior en Minería, Energía y Extractivas del Banco Mundial (BM).

“Esto se refleja en el puesto 14 que ocupa el Perú, según el Índice de competitividad Regulatoria de Fraser, avalado por su riqueza geológica. Está casi llegando al top ten, ustedes ya son parte de la Champions League de la minería mundial, de eso no hay duda”, afirmó.

Sin embargo, advirtió que existen brechas que superar en la percepción política que proyecta el país, por lo que, entre otras medidas, se debe fortalecer la institucionalidad del Ministerio de Energía y Minas (MINEM), cuya capacidad de gestión se ha ido debilitando en la última década.

“Eso siempre se puede ajustar, hay mucho espacio para mejorar en cuanto a las políticas, cuya percepción es bastante más baja de lo que es la percepción de atractividad del país en general”, agregó.

Recalcó que ayuda a nuestro país, su potencial geológico, en donde inclusive hay posibilidades de mejorar y alcanzar un mejor posicionamiento.

Debilitamiento institucional del MINEM Aguilar sostuvo que la gestión ambiental y social no está bien delimitada entre las distintas instituciones afines, y lo que se ve reflejado claramente en el debilitamiento del MINEM en los últimos 10 años. “Mientras la empresa privada y la minería despegaron, la gestión y la capacidad del MINEM se fue deteriorando y la brecha es muy grande, porque la gente capacitada, con experiencia se ha ido a las empresas, y no se ha dado un recambio idóneo de personal, de gente joven que pueda hacer ese trabajo”, lamentó.

Señaló que no se han sistematizado los procesos, los sistemas de información y muchas veces en la Dirección de Minería los expedientes se manejan en pilas que pasan de un lado a otro, “y a veces no se sabe dónde está tal o cual expediente”.

“Debiera ser una de las prioridades del Estado peruano fortalecer la institucionalidad relacionada a la minería, que las instituciones pueden garantizar que la minería se haga bajo las mejores prácticas, en los mejores términos”, dijo.

Asimismo, destacó que si bien Perú es líder en transparencia, no solo por el EITI (Extractive Industries Transparency Initiative) sino por la normatividad alineada bajo ese concepto, “también padece por temas en la Evaluación de Impacto Ambiental, la que se ha constituido casi como una especie de “sí o no” para muchos proyectos; y eventualmente falta la promoción de mayores actividades económicas en torno a los proyectos mineros”, apuntó.

Encadenamiento productivo

El experto internacional dijo estar impresionado porque la minería peruana aglutina a gran cantidad de proveedores y “que pugnan por entrar como tal, hay todo un gran movimiento”.

Consideró que esos encadenamientos productivos generados en el Perú por la industria minera necesitan ser sistematizados mediante un programa que los apuntale y que contribuya a la “innovación y la industrialización del Perú apoyada en la minería”.

Normativa y éxito

Señaló que hay normativas que pueden ser buenas, pero no son fructíferas, debido a que las instituciones a cargo no las hacen cumplir. “En nuestra experiencia, hemos visto que unos 100 países han modificado su Código de Minas. Y la conclusión es que no necesariamente el éxito pasa por ahí; pues hay países que con leyes de minas malucas hicieron buena minería y desarrollado muchos proyectos”, dijo.

Desafíos están por el lado del Estado

Precisó que urge transformar en el Perú el aporte de la minería en el desarrollo local y regional bajo una agenda de entre los próximos 10 o 20 años; así como apuntalar la ejecución de la cartera de proyectos mineros, “de no hacerlo, sería un gran problema para el país”.

A su criterio, otro reto es la generación de nuevos proyectos de exploración, a partir de la valiosa información que tiene el INGEMMET acumulada en los últimos 20 años. “Y la industria minera debe potenciar su esfuerzo orientado a reducir su huella ambiental, utilizando energía alternativa, ser más eficientes con el agua, reducir sus emisiones y moverse a la electromovilidad”, acotó.

Factores para atraer inversión minera

Aguilar subrayó que después del potencial geológico, el gobierno es el mayor factor determinante para influir a qué países fluye la inversión minera global. “Es fundamental para un inversionista saber que existen perspectivas de rentabilidad para el proyecto, así como seguridad en el titulo minero”, anotó.

Refirió que obviamente se requiere estabilidad jurídica y una firme política minera y fiscal, que garantice la viabilidad de los proyectos. En cuanto a infraestructura especificó que hay países con todas las condiciones, pero carecen de energía y el proyecto tiene que generarla a un costo muy alto, lo que golpea la rentabilidad y eventualmente “no se concretan”.

Finalmente, recordó que el BM acompaña el desarrollo minero peruano con el proyecto EMTAL, al inicio de los años 90, cuando apoyó en el diseño de la nueva Ley de Minería, y sobre todo en el fortalecimiento del nuevo catastro minero, “que ha sido la piedra angular para el desarrollo de la minería moderna en el Perú”.