Fábrica de cables eléctricos en China

Fábrica de cables eléctricos en China (Foto: Reuters)

La actividad de las fábricas asiáticas se contrajo en enero, ya que el impulso de la reapertura en China aún no ha compensado los vientos en contra derivados de la ralentización del crecimiento en Estados Unidos y Europa, según mostraron las encuestas el miércoles, lo que subraya la fragilidad de la recuperación económica de la región.

La actividad de las fábricas chinas se contrajo más lentamente en enero, después de que Pekín levantara las duras restricciones COVID a finales del año pasado, según mostró una encuesta del sector privado.

La suavización de las presiones sobre los precios de los insumos también ofreció señales positivas iniciales para Asia, con una ralentización del ritmo de contracción de la producción en Japón y Corea del Sur, según mostraron las encuestas.

Sin embargo, según algunos analistas, no está claro que Asia pueda capear el temporal de la caída de la demanda mundial y la persistente subida de la inflación.

Ver también:  Precios del litio caen cerca de un tercio de su valor y siguen tendencia a la baja

“Lo peor de la recesión asiática ya ha pasado, pero las perspectivas se ven empañadas por la debilidad de los principales destinos de las exportaciones, como Estados Unidos y Europa”, afirma Toru Nishihama, economista jefe del Instituto de Investigación Dai-ichi Life de Tokio.

“Con la recuperación de COVID-19 en marcha, las economías asiáticas necesitan un nuevo motor de crecimiento. De momento no hay ninguno”.

El índice Caixin/S&P Global de gestores de compras (PMI) del sector manufacturero de China subió a 49,2 en enero desde los 49,0 del mes anterior, manteniéndose por debajo de la marca de 50 que separa el crecimiento de la contracción por sexto mes consecutivo.

El dato contrasta con la encuesta oficial del PM I publicada el martes, que fue mejor de lo esperado. Pero mientras que el PMI oficial se centra en gran medida en las empresas chinas grandes y de propiedad estatal, la encuesta Caixin se centra en las pequeñas empresas y las regiones costeras.

Ver también:  APN pide anular acuerdo de exclusividad de Cosco Shipping sobre el Megapuerto de Chancay

El PMI de au Jibun Bank de Japón se situó en 48,9 en enero, sin cambios respecto al mes anterior, ya que los fabricantes sufrieron por la débil demanda mundial.

Con todo, los retrasos de los proveedores fueron menos frecuentes que en cualquier otro momento desde febrero de 2021, mientras que la inflación de los precios de los insumos y la producción fue la más lenta en 16 meses, mostró la encuesta del PMI de Japón.

La actividad de las fábricas en Corea del Sur se contrajo por séptimo mes consecutivo en enero. La lectura fue de 48,5, por encima del 48,2 de diciembre, pero por debajo del umbral de los 50 puntos.

Aunque los nuevos pedidos en Corea del Sur se contrajeron por séptimo mes consecutivo en enero, el ritmo de descenso fue ligeramente inferior al del mes anterior, según la encuesta.

“Las perspectivas inmediatas del sector manufacturero surcoreano se presentan como un desafío”, declaró Usamah Bhatti, economista de S&P Global Market Intelligence.

Ver también:  Minera Chinalco obtiene autorización de patente para procesamiento de cobre en China

“Dicho esto, las empresas siguen confiando en que las condiciones económicas mundiales mejoren y estimulen la demanda”.

La actividad fabril creció en enero en Indonesia y Filipinas, pero se contrajo en Malasia y Taiwán, según las encuestas del PMI.

La industria manufacturera de la India comenzó el año con una nota más débil, expandiéndose al ritmo más lento en tres meses en enero, a medida que la producción y el crecimiento de las ventas se ralentizaban.

El martes, el Fondo Monetario Internacional elevó ligeramente sus perspectivas de crecimiento mundial para 2023 gracias a una demanda “sorprendentemente resistente” en Estados Unidos y Europa y a la reapertura de la economía china después de que Pekín abandonara sus estrictos controles contra la pandemia.

Sin embargo, el FMI señaló que el crecimiento mundial seguiría ralentizándose hasta el 2,9% en 2023, desde el 3,4% de 2022, y advirtió de que el mundo podría entrar fácilmente en recesión.

Fuente: Reuters