, miembro del Grupo Costa del Sol.

La reciente colocación de la serie B de la Segunda Emisión del Primer Programa de Instrumentos de Corto Plazo de Eco-Acuícola () por 2.3 millones de dólares, constituyó la tercera operación más grande de este tipo en el (MAV).

La referida emisión llevada a cabo por Sociedad Agente de Bolsa ( SAB) tendrá un rendimiento anual de 6.5% en dólares y un plazo de 270 días, condiciones que coincidieron con las que tuvo la emisión colocada el 12 de octubre pasado.

Asimismo, cuenta con una clasificación de riesgo EQL 2.pe otorgada por Equilibrium Clasificadora de Riesgo y han sido inscritos en el Registro de Mercado de Valores de la Superintendencia del Mercado de Valores ().

Esta es la tercera colocación de mayor tamaño en la historia del MAV, luego de las dos mayores colocaciones también realizadas por SAB por 7.5 millones de dólares y 5.1 millones de dólares en abril y octubre pasado, respectivamente.

Con estas tres operaciones por casi 15 millones de dólares, se culminó exitosamente el Programa de Instrumentos de Corto Plazo de previsto para el año 2018.

También lea: Proyectos de infraestructura son una oportunidad para colocar bonos verdes

Tasa atractiva y demanda

La colocación fue realizada mediante un mecanismo de subasta holandesa. La demanda que tuvo permitió obtener a los inversionistas una tasa anual de 6.5%.

Esta tasa es muy superior a otros referentes (fuente: ), y para ECOSAC representa una alternativa de financiamiento de costo atractivo, señaló SAB.

La subasta tuvo una alta demanda de inversionistas, que ascendió a 3.03 millones de dólares, para un monto ofertado de 2.30 millones de dólares (32% de sobredemanda).

Hubo propuestas de compañías de seguros, personas jurídicas y personas naturales, así como la participación de cinco (05) sociedades agentes de bolsa.

Estrategia digital

En esta operación ACRES SAB mantuvo la estrategia de difusión digital implementada ya en la serie A de esta misma emisión. La difusión de la oferta pública no solo se efectuó por medios digitales, sino que se creó un banco de datos virtual (data room) con la información completa sobre el instrumento, de libre acceso para potenciales inversionistas.

Fuente: Andina