Las Bambas

(Foto: )

Cómo está apoyando las mejoras en los métodos de agricultura tradicional en sus comunidades anfitrionas.

En muchas de nuestras comunidades anfitrionas, la agricultura ha sido durante mucho tiempo una fuente primaria de ingresos y seguridad alimentaria para las familias. Muchos de los proyectos que llevamos a cabo en nuestros emplazamientos están diseñados específicamente para apoyar las prácticas agrícolas sostenibles mediante la introducción de nuevas tecnologías y habilidades para aumentar el rendimiento de los cultivos y los beneficios financieros.

Las comunidades cercanas a la operación de han estado produciendo papa, quinua, tarwi (un frijol muy nutritivo originario del Perú, Bolivia y el Ecuador) y cebada durante generaciones. Sin embargo, como las comunidades están situadas a una altitud de entre 3.700 y 4.200 metros sobre el nivel del mar y están aisladas de las ciudades, los adelantos tecnológicos que podrían mejorar el rendimiento de los cultivos siguen siendo relativamente desconocidos. La plantación y la cosecha de los cultivos tradicionales requería mucha mano de obra, se utilizaban semillas de menor calidad, había una alta incidencia de plagas e infestaciones de cultivos y las tierras se administraban principalmente para la producción de subsistencia.

Cuando Las Bambas se comprometió con los interesados locales sobre posibles proyectos, muchas comunidades mencionaron oportunidades para mejorar la seguridad alimentaria, crear una fuente fiable de ingresos para las familias y crear oportunidades de empleo y desarrollo sostenible. En respuesta a ello y con el fin de cumplir los compromisos existentes con algunas comunidades, se elaboró y puso en marcha el programa de cultivos andinos a partir de 2016.

Antes del inicio del programa, el equipo realizó un diagnóstico de campo para determinar los indicadores clave, priorizar los cultivos a incluir y desarrollar un calendario para entrar en las distintas comunidades. Luego presentaron el programa propuesto a cada comunidad, que incluía:

  • Reuniones de diálogo con los líderes y miembros de la comunidad, para explicar el alcance del proyecto y llegar a un acuerdo sobre la participación de la comunidad y los resultados deseados.
  • La inscripción de los participantes en el programa, que se determinó que eran los más interesados y los que más podían beneficiarse del programa.
  • Los plazos y el papel de Las Bambas y de cada participante en el programa, y las expectativas de cada parte durante la entrega del programa.
  • Tras esta fase inicial de registro, Las Bambas y su proveedor de servicios agrícolas trabajaron directamente con cada beneficiario para determinar qué tierras se utilizarían y qué cultivos se adaptarían mejor a esas tierras, la calidad del suelo y la topografía y, a continuación, el préstamo de maquinaria para arar y surcar la tierra.

Se celebraron sesiones de capacitación en grupo y sesiones de apoyo técnico individualizadas con cada beneficiario, en función de las necesidades específicas de cada comunidad. Estas sesiones de apoyo personalizado fueron fundamentales para asegurar que la capacitación en grupo se llevara a cabo sobre el terreno y para impartir una capacitación adaptada, que luego sirvió también como aporte para futuras sesiones de capacitación en grupo.

A medida que los participantes en el proyecto desarrollaban sus aptitudes y conocimientos, Las Bambas, con el apoyo del Gobierno del Distrito de Challhuahuacho, también celebraron ferias agrícolas para promover la labor de las comunidades e involucrarlas en los mercados económicos locales y regionales y para empezar a suministrar productos a las empresas locales. Las Bambas también apoyó la creación de asociaciones agrícolas para mejorar su poder de compra y venta al por mayor.

El programa ha tenido mucho éxito en las comunidades en las que se ha aplicado, generando los siguientes resultados después de tres años:

  • 1.655 familias participantes de más de 17 comunidades diferentes;
  • Cofinanciación del programa, con costos compartidos entre los participantes y Las Bambas;
  • El 45% de los participantes son mujeres;
  • Más de 223 hectáreas cultivadas durante el año 2019;
  • Se han desarrollado tres asociaciones agrícolas;
  • Aumento del 300% del rendimiento de la cosecha de papas, de 5 a 20 toneladas por hectárea;
  • Aumento del 230% del rendimiento de la cebada por hectárea, de 0,6 a 1,6 toneladas por hectárea;
  • 200% de aumento en el rendimiento de la quinua, de 0,4 a 1,4 toneladas por hectárea;
  • 50% de aumento en el rendimiento de la tarwi, de 0,4 a 0,6 toneladas por hectárea;
  • 0,87 toneladas de ajo por hectárea producidas, con poco o ningún ajo producido antes de eso;
  • Se ha vendido el 45% de las cosechas de patatas, tarwi, apenas y quinoa, contribuyendo al sustento económico de los participantes;
  • Se ha vendido el 80% del ajo producido;
  • Un aumento del 220% en la disponibilidad de alimentos para las familias; y
  • Aumento del 100% del valor bruto de la tierra por hectárea.

Para Braulio Pezo, participante en el programa de la comunidad de Manuel Seoane Corrales, el programa ha significado un aumento significativo de su cosecha. “Ahora trabajamos con un tractor, antes trabajábamos nuestros cultivos con picos y azadones como lo hacían nuestros antepasados y las tradiciones. Por lo tanto, nunca tuvimos una producción como la de ahora.”

“Los especialistas trajeron suministros para cuidar la planta y nos enseñaron a cuidar nuestros cultivos”, dijo Marcelina Martínez, una participante de la comunidad de Chuicuni.

El programa de Cultivos Andinos de Las Bambas ha sido reconocido por la sociedad minera peruana como un modelo de agricultura.