Las Bambas

Producto de una fuerte inestabilidad a nivel multibanco, en 2021 ocurrió un deslizamiento de 135 metros de altura y 1.3 millones de toneladas de volumen en el tajo abierto de Ferrobamba, que comprometió parte de la zona de minado y una rampa operativa, MMG Las Bambas apeló a su sistema de control geotécnico para el manejo de deslizamientos de gran escala.

En la reciente edición del Encuentro Minero organizado por el Instituto de Ingenieros de Minas del Perú, David Ojeda, ingeniero geotécnico de la empresa minera, explicó que el suceso se debió a la falta de información del macizo rocoso, el diseño agresivo del sector donde se generó el incidente, los daños por proyectos de voladura y la acumulación de las precipitaciones.

Sabida la magnitud del acontecimiento, se recurrió al sistema de monitoreo y control para intervenir el área de deformación, el cual estaba compuesto por prismas, radares, inclinómetro, sismógrafos, imágenes InSar, drenes sub horizontales, estaciones meteorológicas, inspección visual por ingenieros de Ground Control y registro de evidencias post inspecciones de campo.

Ver también:  Minera Las Bambas y empresa multicomunal Qorilazo firman histórico contrato de mantenimiento vial

Se puso de conocimiento que uno de los prismas topográficos instalados para el seguimiento de la estabilidad del talud, mostró un desplazamiento acumulado de 728 milímetros, una velocidad de desplazamiento de 2.54 milímetros por hora y una dirección de desplazamiento sureste, en un periodo de cuatro meses; con lo que se determinó un comportamiento progresivo crítico.

Acontecido el evento de deslizamiento, se formuló una propuesta para la remediación del sector afectado, la cual consideró modificaciones en el diseño inicial desde el nivel 3870 al nivel 3735, se realizó en dos etapas para las zonas superior e inferior, demandó un plazo de seis meses para remover 4.3 millones de toneladas, y supuso un costo aproximado de 4 millones de dólares.

Ver también:  Minera Las Bambas presenta su nuevo modelo de gestión social centrado en el desarrollo sostenible de las comunidades

Monitoreo geotécnico

Con todo ello, se logró una gestión exitosa del registro de deformación del talud oeste, mediante el sistema integral de monitoreo de taludes, interpretación y análisis de datos. Además, según el control geotécnico en campo y monitoreo geotécnico, el registro del evento siempre estuvo controlado y se aseguró la seguridad de los trabajadores y equipos, sin daño alguno.

“Dentro del plan de remediación, se propuso recuperar la rampa del tramo 03 y se contempló un manejo de aguas superficiales. Se realizó la evaluación sobre la misma, dando como resultado que los factores de seguridad obtenidos por el método de equilibrio límite son superiores a los mínimos requeridos en condiciones estáticas y pseudo-estáticas”, afirmó el especialista.

Ver también:  Apurímac: Minera Las Bambas y Confipetrol contribuyen a fomentar la lectura en la comunidad de Choqueca Antío

En palabras suyas, el monitoreo geotécnico es una medida de control que permitió identificar de manera temprana el asentamiento de talud observado y anticipar los controles con precaución; mientras que durante todo el proceso de deformación se mantuvo informado y se coordinó con las áreas operativas sobre la evolución de la deformación en el sector oeste.

“Una prioridad en la remediación de los taludes fue la eliminación de carga, diseño de talud más conservadores y mejoras en el drenaje de agua superficial. Asimismo, se actualizó los modelos litológicos, estructural, geológicos e hidrogeológicos, alineados en plazo para desarrollo de criterios de minado de fases operativas”, indicó el ingeniero geotécnico de MMG Las Bambas.

Fuente: IIMP