teletrabajo

Si no eres una persona madrugadora por naturaleza, las primeras horas del día pueden ser particularmente difíciles. Puede que estés de malas y cansado y que no te sientas preparado para lidiar con la vida. Pero si quieres sacarle el mayor provecho a tu día, es importante que uses las mañanas de forma inteligente. Si te despiertas temprano, con energía y listo para comerte al mundo, te pondrás a ti mismo en la mentalidad correcta para tener un día productivo y exitoso.

El primer paso para lograr que tu tiempo sea dinámico y efectivo es establecer las bases para una rutina que te ayude a tener una mañana constructiva y placentera. Todo empieza en el momento en que abrimos los ojos. Usa estos 22 tips para asegurarte de amanecer temprano, con energía y sintiéndote poderoso.

1. Ten una buena rutina nocturna

El hecho de despertar fresco y con energía empieza con los hábitos nocturnos. Construye una rutina nocturna que tengo una intención, es decir, que te ayude a relajarte y te prepare para dormir bien. Date unos minutos para prepararte para el día siguiente, arreglando tu ropa o teniendo listo lo que vas a usar si lo primero que harás es ir al gimnasio.

2. Date un minuto para ordenar antes de dormir.

Nada es más desmotivante que levantarte y ver platos sucios en la cocina o tu habitación totalmente desordenada. Antes de acostarte, date unos minutos para ordenar tu espacio. Así, cuando te despiertes, te sentirás más relajado porque todo está en su lugar y las cosas se ven limpias. Esto te ayudará a sentir que cada día es una nueva oportunidad, la posibilidad de empezar de cero.

3. Haz que tus pensamientos nocturnos sean positivos.

Antes de dormir, piensa en que te vas a despertar fresco y descansado, y en todas las cosas buenas que pueden pasar el siguiente día. Vete a la cama con pensamientos positivos sobre lo que vivirás al despertar para programarte a hacerlo feliz y con energía. Esto puede parecer algo simple, pero los primeros pensamientos que tienes al despertar reflejan los últimos pensamientos que tuviste al dormirte.

4. Rituales de sueño.

Los rituales de sueño son hábitos que programan a tu cerebro para saber que ya es hora de apagarse. Éstos pueden incluir actividades relajantes que tranquilicen tu mente y te permitan irte apagando poco a poco, como una taza de té de manzanilla o leer un libro antes de dormir.

Lee también:  El 88% de ejecutivos que se recolocó en un empleo dependiente mejoró su puesto anterior

5. Desconéctate y relájate.

Si quieres sentirte increíble por la mañana, es importante que te des tiempo para descansar y desconectarte antes de dormir. Deja de revisar tu correo y evita las redes sociales por lo menos una hora antes de acostarte. Mejor emplea tu tiempo pensando en lo que viviste durante el día y en la emoción que sientes sobre lo que vivirás al día siguiente.

6. Desarrolla un horario de sueño consistente.

Si siempre te vas a dormir y te despiertas a la misma hora, tu cuerpo sabrá qué esperar, es decir, estará listo para dormirse y listo para despertarse a la hora que necesitas. Intenta obtener las horas de sueño necesarias, que para los adultos son entre siete y nueve horas.

7. Ten un ritual matutino positivo.

Muchas personas exitosas se levantan temprano y hacen un montón de cosas mucho antes de que el resto de las personas abramos el ojo. Pero tal como Hal Elrod lo describe en The Miracle Morning, no se trata de despertar temprano, sino de tener un ritual matutino que te ayude a crear la vida que realmente quieres vivir.

8. No uses el botón de snooze.

Muchos somos culpables de picarle al snooze en el momento en que la alarma suena. Nuestras camas son tan cómodas y calientitas que es fácil querer unos minutos más en ellas. Pero esta acción envía una señal que indica que no estás listo para el día, quitándote la posibilidad de despertar con un propósito claro.

9. Levántate con determinación.

Si te levantas todos los días con un sentimiento de ambición y determinación para hacer algo bueno con tu día, te estás preparando para vivirlo de manera satisfactoria. Empieza con una intención y siente la motivación de empezar a vivirlo.

10. Haz que cada mañana sea como Navidad.

Si por las mañanas te sientes cansado y como aletargado, intenta cambiar la forma en la que piensas sobre tu día, cambiando tu actitud hacia el sueño. Por ejemplo, ¿alguna vez te sentiste cansado la mañana de Navidad cuando eras niño? ¡Claro que no! Porque te levantabas emocionado, incluso aunque no hubieras dormido mucho, nada podía robarte las ganas de bajar corriendo al arbolito.

Lee también:  Cómo responder a la pregunta: ¿por qué deberíamos contratarte?

11. Intenta un poco de placebo.

Es difícil tener energía cuando te despiertas de malas, y esto ocurre cuando te dices constantemente que estás cansado. Intenta un poco de placebo para ayudarte, diciéndote lo bien que dormiste y toda la energía que sientes fluir por tus venas. Tu mente se lo irá creyendo poco a poco.

12. Aleja tu alarma de la cama.

Si pones tu alarma lejos de la cama, te forzarás a levantarte para ir a apagarla. Esto reduciría tu urgencia por seguir durmiendo, porque ya te habrás levantado.

13. Empieza con cosas simples.

Haz que tu rutina matutina sea rápida y sencilla de lograr. Si tienes una gran lista de actividades que debes hacer por las mañanas, obviamente te sentirás abrumado y cansado antes de salir de la cama. Si tu rutina es simple, podrás apegarte a ella y empezarás tu día sintiéndote relajado y listo.

14. Ordena tus hábitos.

En el libro El poder de los hábitos, el autor Charles Duhiggs habla de que construir un hábito se divide en tener una señal de inicio, seguida por la rutina, seguida por una recompensa. Asegúrate de construir tu rutina matutina de forma que siempre estés creando un día positivo. Tu rutina no debería ser sobre arreglarte para salir rápido, sino sobre cómo arreglarte para el día que vas a vivir.

15. Crea un entorno de paz y tranquilidad para tus mañanas.

No permitas que el estrés y la ansiedad tengan un espacio en tus mañanas. Tranquiliza tu mente haciéndote tiempo para estar en silencio. Esto abre la posibilidad para hacer meditación, practicar el mindfulness o simplemente estar en silencio para sentirte en paz. Empieza con cinco minutos y poco a poco ve aumentando el tiempo.

16. Reflexiona y agradece.

Como parte de la práctica de encontrar paz en tu mañana, date un momento para reflexionar sobre tu vida y agradecer por lo que tienes. Empezar tu día con gratitud cambia tu perspectiva e influye en la forma en la que reacciones y tomas decisiones.

Lee también:  ¿Cuáles serán las nuevas tendencias en la gestión del talento post-COVID?

17. Aleja tu celular de tu buró.

Toma este consejo de Arianna Huffington: Cuando llegue la hora de dormir, aleja tu celular. Arianna incluso lo deja fuera de su cuarto. Otra opción es ponerlo en modo avión.

18. Intenta que tu mañana esté libre de electrónicos.

Otro beneficio de dejar tu celular fuera del cuarto es que no tendrás la tentación de revisar tu correo o redes sociales en cuanto abras el ojo. Esto te ayuda a reducir el estrés y la ansiedad. No te distraigas con las necesidades de los demás, empieza tu día bajo tus propios términos.

19. Haz cosas significativas para ti.

Si por la mañana haces cosas significativas para ti, pondrás un tono positivo para el resto del día. Si eso implica salir a correr porque te gusta el ejercicio, hazlo. Si valoras pasar tiempo con tu familia, entonces date el tiempo de estar con ellos.

20. Ninguna mañana es un fracaso.

Habrá mañanas que no puedas apegarte a tu rutina, mañanas en las que pasen cosas, algo te distraiga o te cambie los horarios, y no podrás hacer lo que normalmente haces. Pero eso está bien. Sé flexible y reconoce que las disrupciones son inevitables, y que eso no significa que todo tu día esté arruinado.

21. Haz que tus mañanas sean proactivas.

Empieza tu día con una mentalidad proactiva. Dedica tiempo para hacerte cargo de tus necesidades y objetivos, y planea tu día con eso en mente. Empieza haciendo una tarea que esté en tu lista de prioridades.

22. Busca lo que mejor funcione para ti.

La clave para crear una mañana perfecta es experimentando con lo que te funciona y lo que no. Intenta diferentes rutinas y ve cuál te hace más feliz. Hay cosas que funcionan mejor para ciertas personas, así que mantén la mente abierta a hacer los cambios que necesites para obtener una rutina que sea ideal para ti.

Fuente: Entrepreneur