Premios PA2021

Barrick Gold

El director ejecutivo de Barrick Gold Corp, Mark Bristow, ha pasado años puliendo su reputación como un agresivo negociador, pero dice que ahora está centrado en nuevas minas que espera que impulsen los beneficios y la caída del precio de las acciones de la empresa.

La estrategia evita el apetito de adquisiciones que convirtió a Barrick en lo que es hoy y, en cambio, centra el crecimiento de la empresa en proyectos de exploración en Egipto, Nevada, Guyana y otros lugares.

“La base de nuestro futuro tiene que ser nuestros geólogos y dónde estamos invirtiendo”, dijo Bristow a Reuters al margen de la conferencia MINExpo en Las Vegas, la reunión cuatrienal de ejecutivos y proveedores de la industria. “El crecimiento orgánico es siempre un ganador cuando se trata de valor”.

Las acciones de Barrick han quedado rezagadas con respecto a su rival Newmont Corp y al S&P 500 este año, presionando a Bristow y a su equipo directivo. Pero Bristow dijo que al financiar la exploración, en lugar de cerrar acuerdos, los costes de Barrick deberían bajar con el tiempo, impulsando los ingresos.

“Tenemos que equilibrar el cortoplacismo que quieren los gestores de fondos… con el hecho de que estamos invirtiendo capital a largo plazo”, dijo. “Hay que tener paciencia”.

Bristow, de 62 años, lleva mucho tiempo implorando a sus colegas consejeros delegados que se compren unos a otros. El otoño pasado, pidió la consolidación de la industria como la mejor manera de evitar una “grave crisis de reservas” que se avecina en el sector.

Formó la actual Barrick cuando esta compró su Randgold Resources, centrada en África, en 2019. Unos meses más tarde, Bristow hizo una oferta hostil de 18.000 millones de dólares por Newmont, un acuerdo que finalmente se esfumó, pero no antes de que ambas compañías formaran una empresa conjunta en Nevada.

Integrar todas esas culturas corporativas fue complicado, dijo Bristow, pero un proceso casi completo que debería ayudar a la compañía a centrarse en el crecimiento.

El nuevo enfoque en el crecimiento interno se produce mientras Bristow presiona a la industria minera para que invierta mejor en las comunidades anfitrionas.

“Son partes interesadas tan importantes como nuestros propios accionistas”, dijo.

“Mejores peces para freír”

Bristow dijo que la empresa llegará a un acuerdo si se presenta uno atractivo, que describió como una mina que puede producir 500.000 onzas de oro anuales “durante mucho tiempo” y ser rentable a precios de oro de 1.200 dólares la onza. Pero subrayó que las adquisiciones serían un objetivo secundario.

Como señal tangible de que su interés por los acuerdos puede estar enfriándose, Bristow dijo que no tiene interés en comprar una participación en Mopani Copper Mines de Zambia, cuyo brazo de inversión minera ZCCM-IH, controlado por el gobierno, tomó el control de Glencore Plc a principios de este año. ZCCM ha dicho que está buscando un socio inversor externo.

El año pasado, Bristow también propuso en repetidas ocasiones la compra de su rival Freeport-McMoRan Inc, afirmando que tal unión tendría un sentido lógico. Ahora, sin embargo, ese interés ha desaparecido.

“Era absolutamente lo que había que considerar”, dijo Bristow. “Pero ahora mismo, hoy, creo que hay mejores peces que freír que Freeport”.

Barrick, con sede en Toronto, no tiene interés en el níquel, el litio u otros metales utilizados para fabricar vehículos eléctricos y profundizará en su enfoque en el cobre y el oro, que a menudo se encuentran juntos geológicamente, añadió Bristow.

Por otra parte, Bristow dijo que apoya el plan del Presidente de Zambia, Hakainde Hichilema, de revisar las políticas mineras e impulsar la inversión en el sector.

Añadió que está deseando cerrar un acuerdo con el Primer Ministro de Papúa Nueva Guinea, James Marape, para volver a poner en marcha la mina de oro de Porgera, tras una prolongada lucha por la licencia.

Fuente: Reuters