ProActivo

Más del 60% de la energía generada en el país es producida con agua proveniente de las () y alrededor del 55% de esta energía proviene de las centrales hidroeléctricas, según el Servicio Nacional de por el Estado (), organismo adscrito al ().

En la perspectiva de los compromisos asumidos por el Perú en favor de la preservación de la naturaleza, existen importantes avances y resultados en beneficio de la población. Tal es el caso de las 16 que generan en el país agua de calidad para más de 3 millones de personas.

De las 76 , 53 de ellas están en territorio de montaña, las cuales cumplen un rol muy importante en el ciclo hidrológico.

Asimismo, se han impulsado compromisos ambientales alrededor de las ANP. En la Reserva Paisajística Nor Yauyos Cochas (Junín) se trabaja de manera articulada con las comunidades campesinas en proyectos de conservación de los ecosistemas de pajonal, pastos, bofedales, bosques altoandinos e infraestructura hidráulica cultural, lo cual incluye la recuperación de canales y diques ancestrales.

Otro aspecto de relevancia es la protección de las principales cabeceras de cuenca en el país: entre otras, están, la Reserva Paisajística Subcuenca del Cotahuasi (Arequipa), que protege la cabecera de la Cuenca del Ocoña; el Parque Nacional Huascarán (Áncash), que protege la cabecera de la Cuenca del Santa; y el Parque Nacional Yanachaga Chemillén (Pasco).

Cambio climático

El Perú es el primer país con una Ley de Cambio Climático promovida por el , y las ANP contribuyen en su mitigación al evitar que los gases de efecto invernadero sean liberados en el ambiente. Este 2019 se viene incorporando el enfoque de adaptación al cambio climático en los principales documentos de gestión de las ANP como son los planes maestros.

Perú líder global

De acuerdo con World Wildlife Fund (WWF), el Perú es un líder global en esta efeméride. En su web oficial, dicho organismo destaca que nuestro país se unió por primera vez a esta campaña ambiental mundial en 2009, siendo “la más grande y mediática en nuestra historia, estimándose una participación de 8 millones de peruanos”. En los años posteriores, la convocatoria y los mensajes llegaron a diferentes ciudades, centros poblados y empresas líderes de todo el país.