Alrededor de medio millón personas de las zonas rurales de , y tendrán acceso a de alta velocidad, gracias a la expansión de los servicios de telecomunicaciones que permite el contrato firmado hoy entre las empresas Para Todos (ITP) y

“Uno de nuestros objetivos como sector es avanzar en la reducción de la brecha digital en el país y brindar, a todos los peruanos, servicios de telecomunicaciones esenciales y capaces de transmitir voz y datos. Además, de aprovechar las redes regionales como se tiene previsto en la Ley de Banda Ancha”, sostuvo la viceministra de Comunicaciones, Virginia Nakagawa durante la ceremonia protocolar celebrada en la sede del .

La suscripción del contrato permitirá a IPT brindar tráfico de utilizando la red de acceso de los proyectos regionales de conectividad desplegados en las mencionadas regiones, las que se encuentran en operación a cargo de , con financiamiento del Programa Nacional de Telecomunicaciones (Pronatel), del Ministerio de Transportes y Comunicaciones ().

De acuerdo al contrato suscrito, donde Pronatel es promotor y financista a través del Fondo FITEL de las redes de los proyectos regionales, los beneficios se evidenciarán en el último trimestre del presente año.

A su turno, la CEO de para Todos (ITP), Teresa Gomes de Almeida, resaltó los esfuerzos del sector por mejorar los servicios de atención a la ciudadanía. “Esto es un hito muy importante y deja por sentado que para avanzar en el cierre de la brecha digital se necesita la colaboración de los sectores público y privado. Perú es un modelo que deberían seguir todos los países de Latinoamérica”, destacó.

Por su parte, el gerente general de Gilat Networks Perú, Arieh Rohrstock, subrayó que el convenio suscrito permitirá que más ciudadanos se mantengan conectados y de esa manera accedan a información y a diversos servicios a distancia como teleducación y telesalud.

El evento contó con la presencia del embajador de Israel en Perú, Asaf Ichilevich, así como con la participación del viceministro de transportes encargado, Eduardo González, y el Director Ejecutivo del Programa Nacional de Telecomunicaciones, Renato Delgado.

Esfuerzo público – privado

La legislación peruana contempla la figura del Operador de Infraestructura Móvil Rural (OIMR), como aquel operador que contribuye con infraestructura en zonas rurales, para que sirva de plataforma neutral, donde se puedan sostener otras empresas, a fin de poder bridar servicios a terceros.

De este modo, se facilita para que todas las empresas de telecomunicaciones puedan brindar servicios, a través de una infraestructura de red abierta, sin necesidad de tener que haber duplicidad de inversiones en infraestructura.

“Se trata de esfuerzos para el crecimiento de la banda ancha, que es a través de la fibra óptica, y también voluntades para incrementar los servicios móviles, de cara a una mayor eficiencia y penetración, para llegar a los últimos rincones del país”, destacó la viceministra.   

Agregó que el gobierno peruano está dispuesto a trabajar con la empresa privada para llevar mayor conectividad mediante el uso de tecnologías de última generación que permiten conectar de forma sostenible. 

Es la primera vez que empresas privadas (Telefónica, Facebook, el BID y la CAF) se han unido para llevar adelante esta figura de OIMR. Constituyeron en el Perú ‘Internet para Todos’ (IPT). El objetivo es impulsar la inclusión digital de los no conectados que viven en zonas rurales en Perú.