BonoGas Residencial 

El Ministerio de Energía y Minas () relanzó el programa que brinda financiamiento para que las familias cuenten hasta con tres puntos de consumo de , lo que les permitirá usar ese recurso en la cocina, la terma para el agua caliente y en el secado de la ropa, con un ahorro que bordea hasta el 70% en comparación a los costos de la electricidad.

El programa, financiado a través del Fondo de Inclusión Social Energético (), costea hasta el 100% de la instalación del en los hogares de estratos socioeconómicos bajos, y el financiamiento es del 50% al 75% para familias de nivel socioeconómico medio o medio bajo, respectivamente.

En estos casos, el saldo se paga a través del recibo mensual de gas y con un plazo de devolución hasta en 10 años sin intereses, lo que permite una tarifa accesible dado el ahorro generado por el uso del en el hogar.

Lee también:  PETROPERÚ: Nueva Refinería Talara ya se encuentra en su última fase de construcción

La condición es que los hogares se encuentren ubicados en manzanas de estratos socioeconómicos bajo, medio bajo o medio, según el plano estratificado por manzanas del INEI, y además su vivienda tenga acceso a las redes de distribución de gas natural residencial.

El programa tiene cobertura en Lima, Callao y las provincias de Cañete, Ica, Nazca, Chincha y Pisco. A la fecha, se ha beneficiado a más de 540 mil hogares, y la meta para este 2020 es superar las 600 mil conexiones.

A futuro, también brindará financiamiento a pequeños emprendimientos y Mypes (restaurante, panadería, artesanía, hotelería, lavandería, etc.) para que puedan usar gas natural en lugar del GLP o la electricidad.

Esto generará un sustancial ahorro, mejorando las prestaciones del negocio, economizando los costos y contribuyendo a la reactivación económica en actividades que generan mucho empleo.

Lee también:  SNMPE: propuestas del Minem darán nuevo impulso a masificación del gas natural en Perú

El programa está orientado al cierre de brechas en materia de energía y la mejora de calidad de vida de los hogares, y forma parte del proceso de masificación de gas natural que permite a las familias acceder a un combustible limpio y económico.