transferencias mineras

El Ministerio de Energía y Minas (Minem) está evaluando la posibilidad de reactivar el Programa Minero de Solidaridad con el Pueblo para agilizar la ejecución de obras sociales en las zonas de influencia de la industria extractiva. Esta iniciativa busca utilizar los recursos recaudados por concepto de impuestos mineros para financiar proyectos sociales directamente planteados por las comunidades locales.

El viceministro de Minas, Henry Luna, reconoció que en los últimos años, los recursos recaudados de las empresas mineras no se han gastado completamente en obras de infraestructura en las regiones, debido a la complejidad de los procesos administrativos. Es por ello que se plantea la reinstauración de este programa, que estuvo en vigor entre 2006 y 2011, como una solución efectiva para esta situación.

Ver también:  Gobierno inaugura primera planta para la obtención de oro sin mercurio en Piura

El Programa Minero de Solidaridad con el Pueblo permitía que las empresas mineras colaboraran directamente con las autoridades locales y las comunidades para identificar y ejecutar proyectos sociales prioritarios. Estos proyectos abarcaban áreas como nutrición y alimentación, educación, salud, desarrollo comunitario y fortalecimiento de capacidades de gestión pública.

Luna destacó que esta fórmula demostró ser efectiva en el pasado al permitir una rápida implementación de obras sociales que beneficiaban directamente a las comunidades locales. Con la reactivación de este programa, se busca mejorar la percepción de la industria minera en las zonas donde opera, demostrando un compromiso efectivo con el desarrollo y el bienestar de las poblaciones cercanas a las minas.

Ver también:  Pleno del Congreso votará mociones de censura contra titulares del Minem y Mincul este miércoles y jueves

El viceministro enfatizó la importancia de utilizar los recursos del gravamen minero y el impuesto especial a la minería para financiar estas iniciativas, con el objetivo de satisfacer las necesidades urgentes de las comunidades locales y mejorar la calidad de vida de quienes se encuentran en las áreas de influencia de la minería.