masificación de gas natural en Cusco

El Ministerio de Energía y Minas (Minem), a través de la Dirección General de Hidrocarburos (DGH), ha suscrito el contrato para la ejecución del Proyecto Especial de Masificación-Cusco con el Consorcio PA-FARMIN, ganador del proceso de licitación iniciado en diciembre de 2023.

La masificación del gas natural en las regiones es una política gubernamental en Perú, destacó Iris Cárdenas, viceministra de Hidrocarburos del Minem, durante la ceremonia. Cárdenas subrayó que este proceso se lleva a cabo de manera confiable y sostenida, gracias a las reservas disponibles en el país para producir y abastecer la demanda nacional.

foto1

El proyecto en la región Cusco marca un hito importante para el desarrollo económico sostenido, generando nuevas inversiones y promoviendo una mayor equidad social, afirmó Cárdenas.

Ver también:  Minam entrega a Gold Fields su segunda Estrella de Huella de Carbono

Durante la presentación, se destacaron los logros del Fondo de Inclusión Social Energético (FISE), que ha permitido llevar el servicio de gas natural a más de un millón y medio de hogares, 11,600 microempresas y 2,500 instituciones sociales, generando un ahorro del 50% en su consumo habitual.

Jorge Arnao, director general de Hidrocarburos del Minem, resaltó las responsabilidades de la cartera en la realización de estudios ambientales, certificaciones, y monitoreo necesario para garantizar la sostenibilidad del proyecto.

Merciano Basilio Peláez, gerente regional de Energía, Minas e Hidrocarburos del Cusco, detalló el proyecto que incluye la construcción de 25.18 kilómetros de redes de gas natural, una planta satélite de regasificación en San Jerónimo, y tuberías de conexión para 1,000 familias.

Ver también:  La Libertad lidera la producción de oro nacional en abril de 2024

La ceremonia, significativa para la región, tuvo lugar en el terreno donde se construirá la planta satélite de regasificación de GNL en Huayllapampa, distrito de San Jerónimo.

El proyecto de masificación de gas natural en Cusco promete no solo mejorar el acceso a servicios energéticos, sino también impulsar el desarrollo socioeconómico regional, con beneficios tangibles para las comunidades locales y el ambiente.