mineria ilegal en Huamachuco

La minería ilegal en Quiruvilca, provincia de Santiago de Chuco, se ha intensificado luego del cierre de operaciones ilegales en el cerro El Toro en Huamachuco. Los pobladores de las comunidades cercanas alertan sobre el aumento de mineros ilegales que extraen carbón, afectando el agua de una quebrada crucial para el consumo humano y la agricultura. Además, se informa sobre la extracción de polimetálicos con el uso de cianuro y explosivos, con la consiguiente contaminación del río Moche.

La invasión de mineros ilegales se atribuye en parte a aquellos que trabajaban en operaciones ilegales en el cerro El Toro en Huamachuco, las cuales fueron cerradas recientemente. Individuos como Basilio Gonzales, vinculado con socavones en Huamachuco, han extendido sus actividades a Quiruvilca, contribuyendo al problema de la minería ilegal.

Ver también:  La Libertad: nuevo fallecido deja el accionar de la minería ilegal en los terrenos del investigado por la Fiscalía

El proceso para abrir un socavón ilegal implica el pago de grandes sumas de dinero a las mafias locales, llegando a 30 mil soles solo para comenzar. Además, se menciona que se realizan pagos a organizaciones criminales para obtener protección, sin ningún control policial aparente.

El impacto de la minería ilegal se evidenció con la muerte de un joven de 17 años en un socavón de Quiruvilca hace tres meses, donde inhalaron gases tóxicos. Aunque se sindicó a Rafael López como el dueño del socavón, no se ha asumido responsabilidad. Estas tragedias han ocurrido repetidamente en la región, señalando los peligros asociados con la minería ilegal.

Ver también:  Piura: Fiscalía de Medio Ambiente de Sullana investiga minería ilegal en Lancones

Además de los problemas sociales, la contaminación ambiental es una preocupación. Las relaveras San Felipe y Santa Catalina cerca de los caseríos y el río Moche muestran los impactos negativos de la minería abandonada por la Southern Peaks Mining L.P., dejando la zona vulnerable a la actividad de mineros ilegales.

A pesar de estos desafíos, la respuesta de las autoridades locales, como la Policía Nacional, parece limitarse a detener colectivos en la ruta y solicitar colaboración, sin abordar de manera efectiva el problema de la minería ilegal y sus peligros asociados.