mineria-chile

La inversión en el sector minero chileno podría verse paralizada si no se resuelve la incertidumbre política sobre la nueva Constitución, dijo el miércoles la agencia de calificación Moody’s, lo que refleja la preocupación de la industria en el primer país productor de cobre del mundo.

Chile está reformulando su constitución orientada al mercado, que se remonta a la dictadura militar de Augusto Pinochet. En septiembre se celebrará un referéndum nacional sobre el nuevo texto, un proceso que se ha visto afectado por el escaso apoyo.

Algunas de las propuestas más polémicas en torno a la minería ya han sido rechazadas por la asamblea constituyente, pero es probable que el texto refuerce la regulación medioambiental, lo que podría afectar a la extracción de cobre y litio.

La analista de Moody’s, Barbara Mattos, dijo que sin garantías para las empresas mineras, la inversión podría agotarse. Mineras globales como BHP, Anglo American y Glencore operan en Chile junto al gigante minero estatal Codelco.

“A menos que las reglas sean claras, no veremos un aumento de la inversión en Chile, a pesar de que el país tiene algunos de los mejores yacimientos mineros del mundo, especialmente de cobre”, dijo Mattos.

“Un factor muy importante será la legislación que regule todas las normas establecidas por la Constitución, lo que posiblemente traerá cambios en las condiciones para hacer inversiones a largo plazo”.

Por ejemplo, Mattos explicó que la prohibición de las actividades en torno a los glaciares podría afectar al 20-25% de la producción actual de cobre y a algunos proyectos de expansión, aunque el impacto final aún no está claro.

Esta y otras normas, como la de priorizar el uso del agua para el consumo humano sobre la minería, supondrán un aumento de los costes. Esto, sumado a los mayores gravámenes previstos para la minería, reduciría los flujos de caja de las empresas, añadió Mattos.

Fuente: Reuters