Nexa-Resources

(Foto: Nexa Resources)

Nexa presentó sólidos y sostenibles en el 2020, superando los desafíos impuestos por la pandemia del COVID-19, que impactó los precios promedio de los metales básicos y los volúmenes vendidos en el mercado mundial. Ante este escenario, los ingresos netos consolidados de la Compañía alcanzaron los US$ 2 mil millones frente a los US$ 2.3 mil millones registrados en 2019.

Por otro lado, se alcanzaron las expectativas de producción del año, al mismo tiempo que se superó la previsión de ventas de metales con relación a las proyecciones previamente difundidas al mercado. Fueron producidas 313 mil toneladas de zinc, 28 mil toneladas de cobre, 38 mil toneladas de plomo y 6,8 millones de onzas de plata.

En el Perú, las minas estuvieron paralizadas cerca de dos meses debido al estado de emergencia nacional decretado por el de este país. Sin embargo, durante el segundo semestre del 2020, las actividades se reanudaron de manera segura y actualmente las operaciones están trabajando en niveles normales. En Brasil, a pesar de los desafíos de la pandemia, las minas operaron con mayor rendimiento, lo que permitió a la Compañía compensar parcialmente los reducidos volúmenes de Perú.

A lo largo de los doce meses, las ventas de zinc metálico y óxido de zinc alcanzaron 585 mil toneladas, una reducción del 6% respecto al año anterior, debido a los menores volúmenes de producción en Cajamarquilla (Perú), por las restricciones impuestas por la pandemia y en Juiz de Fora (Brasil), para adecuar volúmenes a la demanda del mercado. No obstante, el sólido desempeño de la refinería de Três Marias (Brasil) compensó parcialmente la reducción de producción en las demás .

Lee también:  Codelco aumenta su producción en medio del Covid-19

“Superamos los desafíos impuestos por la pandemia con gran esfuerzo y voluntad de transformación en nuestros . Nuestro programa Manera Nexa, que tiene como objetivo mejorar estructuralmente nuestro modelo de negocio y transformar nuestra cultura empresarial, fue esencial para alcanzar consistentes en este periodo tan complejo. En 2021, seguimos comprometidos con nuestra disciplina de asignación de capital. Con una cartera única de proyectos, continuamos construyendo un para el crecimiento continuo de zinc y cobre en las Américas en un largo plazo. Además, nuestro principal proyecto en desarrollo, en Aripuanã (MT), avanza bien y deberíamos comenzar la producción a principios de 2022”, dice Tito Martins, CEO de Nexa.

El EBITDA ajustado alcanzó los US$ 403 millones en 2020, un aumento del 15% con respecto al año anterior, influenciado por los menores costos operativos, menores gastos con y valoración de proyectos, además del efecto positivo de la depreciación del real frente al dólar estadounidense. El programa Manera Nexa generó un impacto positivo anualizado estimado de US$ 98 millones en el EBITDA en 2020. El resultado neto de la empresa, a su vez, fue negativo en US$ 653 millones en comparación con una pérdida neta de US$ 158 millones en 2019. El resultado del año se vio afectado por las pérdidas por los efectos contables no monetarios (impairment) por un monto de US$ 577 millones.

Lee también:  Nueva planta de oxígeno donada por Southern Perú entrará en funcionamiento en Piura

La deuda neta a EBITDA ajustado en los últimos doce meses fue de 2.29x en comparación con 3.23x a fines de septiembre, reflejando la mejora en los de operación y generación de caja. La liquidez, a su vez, continúa siendo fuerte.

Con relación a las inversiones para enfrentar el COVID-19, Nexa invirtió US$ 15 millones durante el año para adoptar medidas sanitarias y protocolos de salud y seguridad en todas sus operaciones y para apoyar a las comunidades donde está presente. Para este 2021, se espera que estos costos sumen alrededor de US$ 10 millones.

En el cuarto trimestre de 2020, Nexa registró ingresos netos consolidados de US$ 635 millones, 8% superior al año anterior, principalmente debido a los mayores precios de zinc y cobre. El EBITDA ajustado fue de US$ 167 millones en comparación con US$ 65 millones en el mismo período del año anterior. La utilidad neta fue de US$ 53 millones en el cuarto trimestre, en comparación con una pérdida neta de US$ 1 millón en el mismo periodo del año anterior.

Inversiones en CAPEX deben alcanzar US$ 450 millones en 2021

Para 2021, las inversiones de CAPEX se estiman en US$ 450 millones, de los cuales US$ 232 millones serán destinados al Proyecto Aripuanã. A lo largo del 2020, hubo un esfuerzo de de caja y, en consecuencia, hubo una reducción de CAPEX, manteniendo las inversiones esenciales para asegurar que las operaciones cumplieran con todos los requisitos de seguridad. En 2021, Nexa deberá retomar sus inversiones en niveles similares al período anterior a la pandemia, con el fin de garantizar la sostenibilidad de sus negocios en el largo plazo. En 2020, las inversiones de CAPEX totalizaron US$ 336 millones.

Lee también:  Hudbay y PUCP suscriben convenios para fortalecer formación académica de universitarios

En relación a Aripuanã (MT), el principal proyecto en desarrollo, se espera que su puesta en marcha comience a inicios del próximo año. Actualmente, alrededor de 1,400 personas están trabajando en su implementación y el avance físico total del proyecto fue del 70% a fines del 2020.

En el área de y evaluación de proyectos, Nexa continuará con sus esfuerzos por ampliar sus reservas y recursos , lo que debería sumar una inversión de US$ 71 millones en 2021, además del CAPEX. En 2020, fueron destinados US$ 54 millones. En relación a 2021, los recursos involucran el desarrollo de nuevos proyectos greenfield y de minas que ya está en actividad, así como la realización de proyectos mineros en las fases FL1 y FL2, entre otros.