Nexa se prepara para jugar en las grandes ligas

30 min read
490
Ricardo Porto, CEO de Nexa Perú
, CEO de Nexa Perú

La presencia de las acciones de en las “pizarras” de la New York Stock Exchange (NYSE) desde el 1 de noviembre del 2017, con un incremento de su cotización en 25% hasta el pasado 10 de enero, solo es una señal adicional del impacto de la exposición de Nexa Perú (antes Milpo) en los mercados globales, a raíz de la concreción de la IPO que conllevó a la integración de Votorantim Metais (VMH) y Milpo en la nueva acción sudamericana.

El listado concretado en Wall Street y en la canadiense King Street (sede de la Toronto Stock Exchange, TSE) por parte de la empresa brasileña-peruana representa, asimismo, el reconocimiento de la trayectoria en la minería local de una empresa como Milpo, con cerca de 60 años, desde el inicio de las operaciones de su unidad El Porvenir, localizada en Pasco, y la posterior decisión, en los años 70, de inscribirse en la Bolsa de Valores de Lima, que marcó una conducta de transparencia en la información con buenas prácticas de gobierno corporativo.

“Somos una empresa de clase mundial”, remarca, en este entorno, el CEO de Nexa Perú, , al hacer alusión a que esta operación de conformar e inscribirla en las plazas bursátiles de EE.UU. y Canadá ha conformado una organización de dimensiones para competir a niveles globales. No en vano hablamos ahora de la cuarta minadora de zinc y la cuarta refinadora de zinc en el mercado mundial.

Si bien todo el proceso de la IPO resultó complejo, con un alto grado de exigencia de instituciones como la SEC estadounidense, la experiencia de cerca de 40 años de mantener sus acciones públicas hizo posible que la “antigua” Milpo pudiese dar la talla para conseguir este tipo de “certificación” de figurar en los principales mercados bursátiles del orbe. “Se requiere información más detallada y la institucionalidad corporativa acerca de la presentación periódica de reportes sobre niveles de reservas, recursos, ratios financieros, etc. En general, son estándares más altos”, opina un especialista consultado, conocedor de estos procesos que vinculan a la BVL con la NYSE o la TSE.

Nexa Perú, como subsidiaria de , ingresó, de esta manera, a las grandes ligas para beneficio de sus accionistas en el país, sus cuadros gerenciales, sus trabajadores y para toda la sociedad peruana que depende de esta actividad económica. A continuación, el detalle de los efectos de esta operación y lo que vendrá para los próximos años como producto de la gestión que emprende el CEO de la minera peruana.

¿Cuáles son los negocios que tiene a cargo del Grupo Votorantim de Brasil?

El Grupo Votorantim es un conglomerado industrial muy fuerte que este año cumplirá 100 de existencia y que se está preparando para los siguientes 100 años. Está integrado por la producción de cemento, que es la mayor del mundo; tenemos jugos de naranja y celulosa, ambos ubicados en el primer lugar a nivel mundial; y tenemos metales como el caso de aluminio y zinc con Nexa Resources. Actualmente, el cemento pasa por un momento difícil con toda la disminución de la economía local. El zinc está pasando por un momento muy bueno y la celulosa está teniendo una evolución positiva.

¿Qué peso tiene la industria del zinc en este conglomerado?

Votorantim empezó hace algunos años a independizar los negocios. Celulosa es una empresa de capital abierto, por ejemplo, igual que todas las otras actividades del grupo. Con el zinc fue lo mismo. Hace tres años se empezó el proceso de preparar la empresa para buscar un IPO, que parte de un planeamiento estratégico de tres años. El plan fue separar el aluminio para aumentar el enfoque en zinc, que exactamente terminó ahora con la operación en la NYSE y la TSE. En ese momento, percibimos que el zinc iba a ser un metal con buenos fundamentos, y es lo que vemos ahora.

Estimamos los fundamentos del zinc y del cobre, y ha sido así, y estamos bien ubicados a nivel mundial en Perú y Brasil. El cambio de nombre tiene ese objetivo: que todo sea el mismo nombre con el enfoque en el zinc.

¿Cuál es el circuito del zinc que maneja Nexa Resources?

El zinc refinado va directamente a los mercados de Europa, EE.UU. y Asia, por lo que la plataforma de exportación de zinc es Perú, por una cuestión de ubicación geográfica y por la capacidad del puerto, y también porque producimos más de lo que el mercado regional consume.

En Brasil, tenemos dos operaciones de refinería y dos operaciones de mina; en el Perú, nuestras operaciones de refinería y de mina son más importantes por la refinería de Cajamarquilla (la sexta del mundo) y Cerro Lindo (la sétima mina del mundo).

En términos de participación en la producción de zinc, el Perú tiene el 60% y Brasil, el 40%.

¿Qué elementos clave tuvo la estrategia de crear Nexa y de lanzar la IPO?

En industria pensamos hacia 15 a 20 años adelante, dimos los primeros pasos para eso, seguimos con el desarrollo de la minería polimetálica con un mayor foco en zinc y en las refinerías.

Este año vamos a cambiar la ruta tecnológica de Cajamarquilla para garantizar la productividad. Queremos que sea una operación de clase mundial, luego de tres años de que creamos la plataforma de Brasil y Perú (con crecimientos de 5%).

Los próximos años serán de mayor crecimiento con el trabajo en proyectos greenfield, con la aprobación de Aripuaná, en Brasil.

¿Cómo observa los mercados globales en lo que refiere a la evolución del zinc?

Tenemos seguridad de que el zinc va a mantenerse con precios altos ante un desbalance entre la oferta y la demanda. Ahora hay una alta demanda en China, y los niveles de stock están muy bajos, por lo que seguiremos viviendo momentos buenos para el zinc. Es importante que China siga creciendo y, en ese sentido, Asia tiene las dos terceras partes de la demanda.

Se espera un crecimiento de cinco años al menos en su industria, sobre la base del zinc y el cobre, lo que garantiza el portafolio que tenemos para abastecer esta demanda. En el caso de EE.UU., con números de crecimiento muy interesantes, y en el de Europa, que se mantiene con mucha fortaleza, estamos viviendo un buen momento. China va a mantenerse, lo que favorece los precios altos.

¿Cuáles han sido los logros obtenidos luego de la llegada de Votorantim al mercado peruano?

El Perú es nuestra principal plataforma de crecimiento. La realidad peruana es buena para nosotros. Gran parte de nuestras inversiones serán en este país. Nexa es una empresa peruana y brasileña, por lo que tenemos un equipo técnico de los dos países. Éramos dos empresas con homemarkets; ahora queremos ser una empresa global. Nuestra estrategia presenta tres ejes: primero, el crecimiento, en el que necesitamos expandirnos. Buscamos doblar la producción de zinc en 10 años.

Todos los fundamentos de zinc y cobre son muy fuertes porque estamos bien ubicados y el Perú y Brasil son claramente potencias en minería. En segundo lugar, toda la parte de la excelencia operativa, tener activos y una operación muy buenos, con bajos costos al estar ubicados en el primer y segundo cuartil de costos. La integración operativa es necesaria para garantizar las sinergias de esas operaciones. Un tercer punto es el desarrollo de mercado en el exterior, con dos tercios en Asia.

Tenemos una evolución en el mercado regional en Brasil, Argentina y Colombia, directamente vinculado a esos mercados; tenemos el 80% del mercado desde México hacia Sudamérica. En términos de market share, es interesante a pesar de un volumen reducido respecto a lo que se vende en EE.UU., Europa y Asia. Brasil, Argentina, Colombia, Uruguay, Perú, Chile y América Central son nuestros mercados en crecimiento, por eso estamos tan animados. Nexa va a ser importante; queremos ser un jugador global.

¿La estrategia incluye una reducción de costos?

Buscar productividad es la única garantía de superviviencia por una cuestión de manejo de costos frente a la imposibilidad de influir en los precios globales. Siempre tratamos de disminuir los costos (cuellos de botella).

En general, invertimos US$ 250 millones por año en exploración y producción. Todo el tiempo estamos buscando disminuir los cuellos de botella, mejorando la producción, invirtiendo en tecnología e invirtiendo en ganancias de productividad.

El histórico aumento de producción de Cerro Lindo es relevante: hemos duplicado el volumen producido desde que empezamos. En Pasco, con una operación antigua, se ha logrado una sinergia entre Atacocha y El Porvenir. En el 2018 estamos haciendo una inversión de US$ 50 millones para la mejor utilización de los activos que tenemos y una sinergia para bajar costos.

Vamos a invertir en el Perú US$ 24 millones en tecnología en la refinería de Cajamarquilla, y alrededor de US$ 50 millones en la sinergia de Atacocha y El Porvenir que estará lista en el presente año, con un total de US$ 74 millones.

¿Qué tipo de tecnología traerán al país?

Buscamos traer la mejor tecnología del mundo, por eso vemos continuos benchmarks para ver la manera de trasladarlos al Perú. En el caso de Cajamarquilla, el cambio hacia una mayor producción sobre la base de la recuperación de zinc se dará con una nueva ruta tecnológica. Con relación a la minería es igual: buscamos ser más productivos, seguros y automatizados. Con todo ello podemos mejorar la parte de seguridad, siempre con benchmarks como Australia y Europa, con menor costo. Chile también es un mercado de automatización, ya que cada vez es más difícil conseguir técnicos para estos yacimientos, lo cual es un reto de la industria minera mundial. Por ello, la búsqueda de benchmarks es constante para alcanzar la excelencia operativa.

¿Planean adquirir otros proyectos?

Estamos siempre buscando buenas oportunidades para crecer de forma acelerada. Los proyectos de nuestro portafolio son factibles y estudiamos nuevas oportunidades. Gran parte de nuestro crecimiento no va a darse a través de greenfields orgánicos; lo más probable es que se dé a través de alianzas y/o adquisiciones. Entre los pilares de crecimiento, esperamos llegar a 15 años de recursos en nuestras minas. Por eso, seguimos explorando para tener el conocimiento del mineral, porque queremos garantizar que llegamos a ese periodo de recursos.

¿Cómo fue el 2017?

El año fue duro en el Perú por los efectos de las lluvias, lo cual influyó en el primer semestre. En el segundo se registró una recuperación. En términos de producción, terminamos con una pequeña pérdida y, en ventas, en positivo gracias a los buenos precios. El crecimiento de facturación fue de un solo dígito. Nuestro Ebitda evoluciona bien: seguimos creciendo, que es lo que vemos en la relación de precio y producción ( de 5% anual de crecimiento de producción), con un precio del zinc de US$ 3.400, cuando hace dos años era de US$ 1.800, casi el doble. Y lo mismo pasa con el cobre.

¿Cuál es el aporte al Estado dado por la empresa?

Tenemos una historia muy buena con las comunidades. El gran reto es la relación con ellas, pues para nosotros ese es un punto clave para el crecimiento, en parte porque fuimos exitosos con esas políticas. Eso es fundamental cuando queremos crecer. Nos pone en forma distinta con nuestras comodidades.

El aporte anual al Estado por las operaciones de Cerro Lindo, Atacocha y El Porvenir es de US$ 47,7 millones por concepto de Impuesto a la Renta; por inversión social llega a S/ 25,3 millones; y, en el caso de Obras por Impuestos, alcanza los S/ 8,3 millones.

¿Cuáles son sus proyecciones para el 2018?

Estamos más preparados frente a El Niño, si comparamos una parada que tuvimos en Cajamarquilla el año pasado. Este año será mejor en producción. Aún estamos con un crecimiento inercial de 5% con las operaciones que ya tenemos. Para un mayor crecimiento, requerimos el desarrollo de proyectos greenfield y nuevas adquisiciones. Tenemos una expectativa de inversión de US$ 816 millones en exploración greenfield en los próximos cinco años en Shalipayco, Magistral, Hilarión, entre otros. Tenemos un volumen de inversión en este portafolio muy interesante. De ese monto, US$ 261 millones se darán en proyectos de zinc y US$ 555 millones, en proyectos de cobre.

¿Qué tanto interés tiene su empresa en Michiquillay?

Tenemos un plan de fusiones y adquisiciones para amplir el portafolio con el fin de ser un player global. Estamos hablando con el mercado para buscar opciones. Tenemos interés en Michiquillay; no obstante, aún estamos preocupados sobre el aspecto social y la relación con las autoridades locales. El gobierno tiene que evolucionar para que Michiquillay pueda ser atractivo para las inversiones. Es un proyecto de clase mundial desde la parte técnica. El reto es la parte social. Aún vemos que hay cosas por resolver. La postergación para febrero fue importante para seguir trabajando en ello. Es un proyecto que estamos evaluando.

¿Qué propuesta social tienen para acercarse a estos proyectos?

Primero tenemos antecedentes históricos, y eso nos garantiza siempre una buena charla y una buena conversación, y creemos que la relación con las comunidades es clave para nuestra sostenibilidad a largo plazo. Siempre vamos a buscar eso, independientemente de los cambios de los gobiernos regionales y locales. Ese es un punto importante para cualquier empresa ante las realidades políticas cambiantes. Trabajamos en una industria que necesita pensar en 15 años.

Debo tener un negocio que va a pasar por eso. Milpo con 60 años, Votorantim con 100 años, y estamos acostumbrados a trabajar con una buena relación con las comunidades y los gobiernos locales.

¿Cómo gestionan los recursos humanos en todos sus proyectos?

Es un tema también clave. El desarrollo de recursos humanos está directamente vinculado a excelencia operativa. Seguimos trabajando con colaboradores y con los proveedores, porque tengo que atraer gente mejor y no perderlos en un sector minero de alta rotación. Trabajar con personal es trabajar con indicadores de seguridad. Como player global, estamos trabajando con peruanos en Brasil y con brasileños en Perú.

Tenemos un programa de buenas prácticas de intercambio con Brasil, el cual busca ser una empresa global para los trabajadores y que los trabajadores traigan esa realidad. Es importante la parte de integración y eso trae mejores prácticas y menor rotación. Mi equipo en Brasil se quedó motivado por la presencia en Perú. Alrededor de 50 personas se han movilizado por un periodo. Es una oportunidad de desarrollo: vivir una realidad multinacional es fundamental entre los dos países.

¿Puede indicarnos su visión de la empresa de acá a cinco años?

Veo una empresa más integrada entre Brasil y el Perú, mejores procesos y menores costos, un desarrollo de proyectos que sea visto como una empresa con disciplina y que sea reconocida por tener un equipo técnico diferente; que sean los mejores profesionales del mercado, atraerlos, desarrollarlos y mantenerlos. Tenemos un buen portafolio de proyectos con la búsqueda de oportunidades de negocio con cobre y zinc, y desarrollar la empresa.

Queremos que Nexa sea reconocida globalmente, con referencias como “lo que se dice se cumple”, con la relación con la comunidad y buscar no solo los resultados financieros sino cómo llegar a la población. Estoy seguro de que no podríamos estar en una mejor situación: todo está en nuestras manos. Estamos hablando mucho con el mercado. Hace cuatro años estábamos con precios bajos, preguntaban si íbamos a ser la mejor en términos de ingresos, pero vamos a ser la mejor, ya que podemos ser reconocidos como una buena empresa. Estamos hablando para desarrollar buenos proyectos.

Fuente: G de Gestión

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.