OEFA

El Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), emitió reportes oficiales, elaborados entre 2022 y 2023, los cuales analizan el impacto ambiental por operaciones mineras en la provincia de Espinar, Cusco, según reveló un informe de CooperAcción y Oxfam.

Dicho informe indicó que, desde hace más de una década, los pobladores de las zonas circundantes a Antapaccay han enfrentado los estragos de la contaminación, según el informe titulado “Glencore en el Perú: el caso de Antapaccay y un análisis del cumplimiento de los estándares internacionales en materia de debida diligencia en derechos humanos”.

El documento elaborado por CooperAcción y Oxfam evidencia los riesgos significativos para la salud de las personas de 13 comunidades adyacentes, quienes se encuentran expuestas a niveles alarmantes de metales pesados, incluido el mercurio.

Ver también:  Cusco: Camisea entrega maquinaria pesada a comunidad de Kirigueti para impulsar emprendimiento local

Estudios OEFA

Según CooperAcción y Oxfam, los estudios de la OEFA analizaron el aire, agua, la flora y fauna e incluso a los animales domésticos en las 38 localidades de la provincia de Espinar, incluyendo los efluentes de la zona de beneficio.

Dos informes de la OEFA (Informe n.º 0438-2022-OEFA/DEAM-STEC (OEFA, 2022) y el n.º 00064-2023-OEFA/DEAM-STEC) sobre la calidad del aire confirman que las emisiones de material particulado PM10, provenientes de las actividades de la mina, han superado repetidamente los estándares de calidad ambiental permitidos.

Las zonas afectadas son la comunidad originaria de Alto Huarca, así como parte de la comunidad de Alto Aira Ccollana y la zona de Propietarios privados Huinipampa en la zona Katahuitaña.

Ver también:  Minera Antapaccay representa el 1.1 % de la economía del Perú

Estos informes respaldan la conclusión de una clara conexión entre las operaciones mineras y la contaminación del aire en las localidades circundantes.

Por último, se destaca la grave afectación a la flora y fauna. Alerta de concentraciones alarmantes de metales pesados en pasto andino y tejido vegetal, junto con la presencia de estos elementos en la flora y fauna de áreas cercanas a las operaciones mineras, indican un impacto significativo en la cadena alimentaria.

Mientras que en los animales domésticos muestran claros signos de afectación, con incrementos en la salinidad del suelo y concentraciones que superan los límites tolerables en su alimentación, reveló el estudio de la OEFA.

Ver también:  Coroccohuayco estabilizará producción de Antapaccay

Por su parte, Antapaccay precisó que se trata de un proceso en el que se han tomado muestras en puntos de control fuera de los puntos aprobados en el Estudio de Impacto Ambiental. Los impactos generados por la operación minera están controlados conforme a lo previsto en el Estudio de Impacto Ambiental aprobado por la autoridad competente.