operario elaborando un lingote de oro

El oro subía el miércoles, pero los movimientos eran bastante contenidos, ya que el mercado está pendiente de la próxima reunión de política monetaria de la Reserva Federal, en la que se espera que suba las tasas de interés en un intento de frenar la creciente inflación.

A las 10:22 GMT, el oro al contado ganaba un 0.2%, a US$ 1,816.80 por onza, mientras que los futuros del oro en Estados Unidos mejoraban un 0.3%, a US$ 1,817.

“El mercado del oro se está moviendo en función de las expectativas de las tasas de la Fed”, dijo Kyle Rodda, analista de IG Markets.

Rodda indicó que las consideraciones geopolíticas en curso, incluyendo las preocupaciones en torno a Ucrania y Rusia, podrían ser un impulso para comprar oro para algunos, pero “en el panorama general, esa cuestión es menor en comparación con la política de la Fed”.

Las acciones asiáticas y europeas cayeron, ayudando a que un activo de refugio como el oro se recuperara desde el mínimo de una semana de US$ 1,805 la onza alcanzado el martes.

El índice dólar operaba cerca de un máximo semanal, apuntalado por un repunte del rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense hasta su cota más elevada en dos años, por las agresivas apuestas de subida de tasas en marzo y con miras a la reunión de la Fed del 25 y 26 de enero.

El aumento de las tasas tiende a reducir el atractivo del lingote, que no devenga intereses.

En otros metales preciosos, la plata al contado avanzaba un 1.2%, a US$ 23.73 la onza; el platino mejoraba un 1%, a US$ 990.53; y el paladio bajaba un 0.2%, a US$ 1,894.18.

Fuente: Reuters