Pablo de la Flor

Según el reporte de marzo del Minem, casi todo los volúmenes de productos mineros fueron afectados: el cobre (-27%), el oro (-33%), la plata (-31%), el hierro (-42%),el estaño (-38%) y el zinc (-12%).

Respecto a las exportaciones mineras, estas representan casi el 60% del total del país, en marzo pasado apenas se logró USS 1,347 millones, cifra 42% inferior a dicho promedio y 38% más baja que lo observado en el mes anterior. Si bien la cotización del oro ha mostrado un salto positivo grande, este no se reflejó en el valor de exportaciones, ya que pesó más la reducción drástica en el volumen exportado, que llevó a una caída de 66% en el mes y de 15% en el primer trimestre.

Esta contracción se agudizó en abril, ya que el mes completo se vio afectado por la cuarentena y la caída en los precios. Estimamos que el sector apenas operó a niveles entre 35% y 40%. También fue un mes de trabajo intenso para afinar protocolos específicos contra el en las operaciones mineras. Observarnos lo que vienen haciendo otros países y empresas mineras en el mundo. En la llamada Fase 1 de la reactivación ingresarán a trabajar las operaciones con capacidad de planta mayor a 5,000 TM por día, lo que significa se operará al 95% de la capacidad de producción de cobre, 26% en oro y poco más del 60% en zinc y plata, mientras que están retomando a operación normal las minas de hierro y estaño. En suma, esto implica que el sector estaría operando a un nivel del 80%, con lo que debiéramos recuperar producción en cobre fundamentalmente.

Mientras debemos esperar a que ingresen las operaciones medianas que responden por el grueso de la producción de oro y el 40% en el caso del zinc y la plata, así como casi la mitad del empleo directo que genera el sector.

Fuente: Gestión