Jakob Stausholm (Rio Tinto)

El litio, mineral clave en la producción de baterías, se encuentra en el centro de la revolución hacia la movilidad eléctrica. Según declaraciones de Rio Tinto en la conferencia PDAC, la demanda de litio seguirá en aumento debido a la creciente adopción de vehículos eléctricos. Aunque se espera que el valor del metal sea volátil, la tendencia al alza es evidente.

Jakob Stausholm, director general de Rio Tinto, indicó que la empresa no planea realizar grandes adquisiciones para expandir su negocio de litio, sino que se centrará en mejorar la tecnología de extracción. Esta estrategia busca mantener la eficiencia y sostenibilidad en un mercado caracterizado por su fluctuación.

Ver también:  First Quantum expande su presencia en Loreto con nuevas concesiones mineras

La disminución temporal en la demanda de vehículos eléctricos ha impactado los precios del litio, provocando una reducción en la producción y recortes de empleo en algunos casos. Sin embargo, se espera que esta tendencia se revierta a medida que la adopción de vehículos eléctricos y sistemas de almacenamiento de energía continúe en ascenso.

La PDAC, evento crucial para la industria minera, proporciona un espacio para discutir los desafíos y oportunidades en el sector del litio y otros minerales. Es una plataforma donde expertos y empresas mineras comparten conocimientos y exploran nuevas estrategias para enfrentar los desafíos del mercado.

Además del uso en vehículos eléctricos, Stausholm señaló la creciente demanda de baterías estacionarias como otro factor clave en el aumento de la demanda de litio. Este hecho refuerza la importancia del litio en la industria de las baterías más allá del sector automotriz.

Ver también:  Camino adquiere nuevas concesiones mineras cerca del proyecto minero Los Chapitos

Descarbonización

El tema de la ponencia fue “En un mundo en transición, los metales importan”, y Stausholm señaló que las transiciones políticas, sociales, económicas y energéticas están afectando a la industria minera mundial. “Estamos asistiendo a un aumento de las tensiones internacionales y de los riesgos para la seguridad mundial… También estamos viendo una mayor influencia del carbono en la política industrial, especialmente en torno a la energía y la seguridad de la cadena de suministro”, afirmó. “Estamos en transición económica: soy optimista y creo que nos estamos alejando de un periodo de alta inflación, y creo que los costes se estabilizarán este año, pero las perspectivas económicas mundiales siguen siendo inciertas y los precios de las materias primas han sido volátiles”.