La tala indiscriminada de árboles y la minería ilegal son las principales actividades que causan la desaparición de extensas hectáreas de bosques en el Perú.

La Dirección de Inventario y Valoración del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre () realizó una estimación de cuánto dinero se perdió en relación con las áreas deforestadas en el Perú entre los años 2012 y 2017.

De acuerdo con los análisis, se estima que el valor económico acumulado por la pérdida de bosques de esos seis años (954.353 hectáreas) equivale a S/ 3.086 millones. Además, según lo dicho por el organismo, las estimaciones consideraron la pérdida de carbono (CO2) acumulado en los árboles de los bosques húmedos amazónicos.

Claudio Schneider, director técnico de , resalta este aspecto ya que existe una serie de otros elementos económicos que deben ser incluidos al momento de evaluar este tipo de pérdidas.

“Hay una serie de valores que tienen los bosques, pero que no se consideran actualmente, como los servicios ecosistémicos, regulación hídrica, los cientos de especies medicinales que los bosques tropicales poseen”, señala el experto.

Principales causas

El exviceministro de Gestión Ambiental José de Echave comentó que existen tres actividades centrales que están liderando las economías ilegales: el narcotráfico, la minería ilegal y la tala ilegal.

Al respecto, la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía () señala que la minería ilegal mueve más de mil millones de dólares anuales.

Mientras que según Global Witness, al menos el 60% de la madera extraída en la última década en Loreto y Ucayali era de origen ilegal.

Por regiones

Según Geobosques, plataforma del Ministerio del Ambiente (Minam) que monitorea los cambios de cobertura boscal, las regiones con mayor revestimiento forestal son Loreto con 35 millones 93 mil hectáreas, Ucayali con 9 millones 392 mil hectáreas y Madre de Dios con 7 millones 952 mil hectáreas.

Por irónico que parezca, en base a la información del Minam, entre el 2001 y 2017, estos tres departamentos figuran dentro de los que superan las 100 mil hectáreas deforestadas.

La que encabeza la lista en pérdidas de bosque es San Martín con 415 mil 136 hectáreas, le sigue Loreto con 404 mil 078 hectáreas, luego Ucayali con 358 mil 483 hectáreas, después Huánuco con 302 mil 364 hectáreas y por último Madre de Dios con 186 mil 242 hectáreas.

Haciendo un zoom al territorio nacional, el Perú posee 73 millones de hectáreas de bosques.

De este total, según un reciente informe del Proyecto de Monitoreo de la Amazonía Andina (MAAP), 2 millones 130 mil 122 hectáreas se han perdido entre el 2001 y el 2017, lo que representaría una pérdida de US$ 10 mil millones aproximadamente, según cálculos de Schneider de .

Existe un análisis de la Universidad de Maryland, publicado por Global Forest Watch, que posiciona al Perú como el cuarto país de Latinoamérica con mayor y sétimo a nivel mundial.

Es un respaldo económico

El Banco Mundial (BM) señala que “los bosques respaldan las economías rurales y sirven de fuente de empleo a poblaciones con pocas alternativas fuera del sector agrícola”.

Sostienen que el combustible derivado de la madera será una fuente de energía clave en los países de ingreso bajo durante algún tiempo.

Exportaciones afectadas

Según la Sunat, en el 2012, las exportaciones de madera totalizaron US$ 166 millones, el año siguiente descendió a US$ 160 millones, y en el 2013 se registró un crecimiento de US$ 171 millones. Sin embargo, a partir del 2015 ocurrió un descenso desde los US$ 151 millones a US$ 129 millones en el 2016 y, por último, en el 2017 la cifra fue de US$ 122 millones.

El informe El justiciero forestal de Global Witness indica que, entre el 2015 y 2017, los principales destinos de las exportaciones de madera peruana fueron China con el 45% (US$ 174 millones), luego México con el 16% (US$ 64 millones), después EEUU con el 13% (US$ 52 millones) y la Unión Europea con el 7% (US$ 26 millones).

Fuente: La República