petróleo

El petróleo bajó en Nueva York después de que un informe de la industria mostrara que las reservas de crudo en Estados Unidos aumentaron la semana pasada en medio de una serie de paradas en las refinerías debido a la reciente ola de frío en el país.

El , financiado por la industria, informó de un aumento de 1,03 millones de barriles en los inventarios nacionales de petróleo, frente a las expectativas de un descenso. Al mismo tiempo, los perforadores estadounidenses ya han restablecido cerca del 80% de la producción de crudo en algunas partes de Texas tras la explosión polar.

“La gente ha estado contando con reducciones continuas, por lo que habrá estas acumulaciones sorpresa en ocasiones”, dijo Phil Streible, estratega jefe de mercado de Blue Line Futures LLC en Chicago.

Los indicadores técnicos también mostraban que era necesario un retroceso en los precios del crudo de referencia, después de que se dispararan un 18% este mes. La subida se ha visto respaldada por los recortes de producción de Arabia Saudí y por la mejora de las perspectivas de la demanda.

Lee también:  El boom de las materias primas se dirige hacia los consumidores

La curva de futuros sigue reflejando la escasez de suministros, y los contratos más cercanos del Brent cotizan con prima respecto a los posteriores, en un patrón alcista conocido como backwardation. El mercado está valorando un fuerte déficit a corto plazo, ya que el descenso de las reservas de petróleo continúa a un ritmo de entre 2 y 3 millones de barriles diarios, según Vitol Group.

Mientras tanto, Arabia Saudí y Rusia volverán a acudir a una reunión de la OPEP+ con opiniones divergentes sobre la incorporación de más crudo al mercado, lo que podría presionar el reciente repunte. Arabia Saudí pide cautela, mientras que Moscú parece estar a favor de un aumento de la oferta. El grupo se reunirá el 4 de marzo para debatir si se aporta más crudo al mercado en abril.

Lee también:  El crudo cierra el primer trimestre lejos de la zozobra del 2020

“Es inequívoco que veremos algún aumento, pero cuánto obtendremos” es todavía incierto, dijo Bill O’Grady, vicepresidente ejecutivo de Confluence Investment Management en St. “A los saudíes les gusta mucho este nivel de precios, porque es lo suficientemente alto como para generar buenos niveles de ingresos, pero lo suficientemente bajo como para no anticipar un gran repunte de la producción estadounidense”.

La producción de crudo de la parte texana de la cuenca del Pérmico ha repuntado significativamente hasta alcanzar unos 2,9 millones de barriles diarios, frente a los entre 600.000 y 700.000 de hace exactamente una semana, según Bert Gilbert, jefe de desarrollo de negocios en Norteamérica de la empresa de análisis de datos petroleros OilX. Normalmente, la zona produce unos 3,5 millones de barriles al día: “Esta recuperación se debe en gran medida al regreso de la electricidad a la región”, dijo Gilbert.

Lee también:  Osinergmin espera rebaja gradual de precio del balón de gas GLP

El informe del API mostró que las reservas crecieron en el mayor de almacenamiento del país, en Cushing (Oklahoma), y que los inventarios de gasolina también aumentaron. El gobierno estadounidense informará de sus cifras de almacenamiento el miércoles.

Otras infraestructuras energéticas afectadas por la profunda congelación de Estados Unidos también están en proceso de reinicio. Plains All American Pipeline LP planea restablecer las operaciones normales en 16 oleoductos después de notificar a los usuarios la semana pasada de una fuerza mayor, según una persona familiarizada con el asunto, mientras que al menos ocho refinerías en Texas estaban tratando de reiniciar a principios del martes, con diversos grados de éxito.

Fuente: Bloomberg.com