Miguel Maal, gerente general de Promigas Perú

Miguel Maal, gerente general de Promigas Perú.

La empresa Gases del Norte del Perú (Gasnorp), filial de Promigas en Perú, informó que ha alcanzado la construcción de 93,000 metros de redes de polietileno para la distribución de gas natural en la región Piura.

Del total, 62,000 metros de redes se ubican en la ciudad de Piura, 11,000 metros en Talara y 20,000 metros en Sullana. Dicho avance ha permitido conectar a casi 1,400 hogares piuranos al servicio de gas natural a cinco meses de haberse concretado las primeras conexiones domiciliarias en la región.

La construcción del sistema de distribución de Gas Natural en Piura viene en franco avance y en línea con los objetivos trazados. En el 2021 proyectamos alcanzar a más de 2,500 hogares conectados al servicio público de gas natural, además de construir 20 kilómetros de redes de distribución de polietileno adicionales”, afirmó Miguel Maal, gerente general de Promigas Perú.

Lee también:  Reorientar el canon para masificar el gas

Además, la empresa informó que 130,000 metros del gasoducto principal de acero se encuentran soldados. Adicional a estas labores, a finales de agosto, la empresa inició la construcción de la Estación de Distribución (ED) de Sechura y en las siguientes semanas iniciará la edificación de la ED Paita, con lo cual completará las 5 estaciones inicialmente programadas en la región.

Con estas acciones, Gasnorp iniciará la operación comercial del sistema de distribución de gas natural, que también incluirá a Sechura y a Paita, en los primeros meses del 2022. “Los hitos alcanzados hasta la fecha reflejan nuestro compromiso con Piura y el norte del país”, refirió Maal.

Estos trabajos representan US$ 70 millones de inversión privada ejecutada en beneficio de la región Piura, donde Gasnorp prevé beneficiar en sus primeros ocho años de operación a 64,000 familias, 640 negocios de emprendedores, estaciones de servicio de GNV y 45 clientes industriales, entre los que destaca la Nueva Refinería de Talara.

Lee también:  El gas es más buscado que el oro: la geopolítica detrás de la crisis energética

Fuente: El Comercio